Renault - crisis en el sector

Debido a la crisis ecónomica que atravesó el país en 2018, y cuyas consecuencias se siguen viviendo, Renault debió hacerle frente a un balance de 200 millones de euros ($8650 millones). Esto fue comunicado por el grupo automovilístico de origen francés en los resultados del año anterior.

 

Las ganancias de la empresa sufrieron una fuerte caída de 36,7%, un valor de 3302 millones de euros, acompañada de los pocos beneficios de Nissan que es el principal aliado accionista. Nissan tuvo una reducción de aporte a las cuentas de la terminal gala en 2791 millones, en 2017, a 1509 millones, el año pasado.

 

Además el resultado de explotación de Renault cayó 819 millones de euroas, 2987 millones, según informó la compañía.


En su comunicado, Renault exresó: "Ese fuerte deterioro fue dirigido principalmente, por dos factores: de un lado, las consecuencias de la crisis argentina, en más de 200 millones de euros; y, del otro, provisiones notoriamente relacionadas a un programa de retiros voluntarios implementado en Francia, por cerca de 300 millones".

 

La facturación del grupo cayó 2,3%, a 57.419 millones de euros pese a que su filial rusa, Autovaz, incrementó sus ventas un 11,5%, a 3040 millones.


Las principales causas de esto se deben a la devaluación y efectos negativos que trae contra el euro y el declive de los vehículos diesel en Europa, sumado al abandono de su negocio en Irán, por las sanciones que impuestas a ese país por los Estados Unidos.

 

El margen operativo cayó de 3854 millones a 3612 millones de euros (6,3% de las ventas).


El nuevo management de Renault anticipó que en 2019, espera un aumento de su facturación, conservando un margen operativo del 6% y flujo de caja operacional.