Apto médico escolar

En materia de salud pública, el comienzo de clases en la Argentina es uno de los hitos más importantes del año: más de 10.445.000 jóvenes en edad escolar deben presentar el certificado de aptitud física para tomar las clases de educación física.

 

Obligatorio en CABA y en la provincia de Buenos Aires y con suerte dispar en el resto del país, estos controles son claves para obtener información sobre el estado en el que los chicos inician su formación.

 

El programa Nacional de Salud Escolar prevé la realización de un control integral de salud (CIS), que incluye la realización de una evaluación clínica, odontológico, oftalmológica, fonoaudiológica, y el control del carné de vacunas y la aplicación de dosis pendientes.

 

Es importante resaltar que no se trata de una mera cuestión burocrática. “La edad escolar es una oportunidad muy importante para detectar algunas dificultades o enfermedades de evolución lenta, con escasa manifestación sintomática y que pueden comprometer el presente y el futuro de la salud de los niños”, señalan los especialistas de la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico CA.DI.ME.

 

Entre las enfermedades que pueden identificarse en una consulta médica se cuentan:

 

• Asma: la cantidad de niños que lo padecen es creciente. Un tratamiento temprano disminuye las posibilidades de tratamientos de urgencia y hospitalizaciones.

 

• Diabetes: que con la cronicidad puede asociarse a otros factores de riesgo para la enfermedad vascular y complicaciones metabólicas, aun en edades tempranas o juveniles.

 

• Obesidad y sobrepeso: informes del censo realizado por el gobierno porteño en 2010 indican que aproximadamente la mitad de las fichas médicas de los niños en edad de escuela primaria señalan esta problemática. Muchas personas con sobrepeso en edad temprana lo mantienen en la vida adulta.

 

•Trastornos Oculares: Las estadísticas muestran que uno de cada cuatro chicos en puede tener problemas visuales no detectados. En un período de aprendizaje, donde el uso de la visión es intensivo, es importante detectar estos problemas por su incidencia en el rendimiento escolar, y en el futuro del niño.

 

• Enfermedades Bucodentales: las más frecuentes son las caries (observadas en un 60% de los escolares). Se trata de un momento ideal para establecer o reforzar pautas para el adecuado cuidado de la boca; particularmente en cuanto a las técnicas para la adecuada higiene.

 

• También algunos trastornos Neurológicos que afectan el aprendizaje pueden detectarse precozmente, lo cual permite establecer estrategias de intervención o apoyo a los niños. Se incluyen en esta categoría a ciertos trastornos del lenguaje, la actividad y la atención, por ejemplo.

 

“Es importante enmarcar las acciones de salud escolar en el contexto de la estrategia de atención primaria de la Salud (APS), y desarrollar tanto acciones de promoción de hábitos saludables (especialmente en cuanto a la alimentación y la actividad física), como a la prevención (detección temprana de problemas), y el ofrecer el acceso a las intervenciones sanitarias necesarias para los problemas detectados, ya que la salud en la niñez es la base sobre la cual se construye el bienestar de los futuros adultos”, señala Javier Vilosio, Gerente del Área Técnica de CA.DI.ME.

 

Y continúa: “En ese sentido es necesario contar con el compromiso y la participación de los padres y las familias, y la adecuada articulación entre las instituciones educativas y sanitarias”.

 

*Por Javier Vilosio

*Gerente del Área Técnica de CA.DI.ME

*INVITADO DEL DÍA DE DIARIO26.COM