Dólares

 

Con la mayor tasa de Leliq en cuatro meses (63%) y un mejor clima a nivel internacional, el dólar finalmente revirtió su tendencia alcista de manera abrupta y cerró con una baja de 22 centavos este miércoles a $ 42,20 en bancos y agencias de la city porteña.


La divisa estadounidense había iniciado la jornada a $40,50 para la compra y $42,50 para la venta, en los mismos valores del cierre de ayer; pero al cierre de la ronda bursátil de hoy terminó cotizando a $40,20 para la compra y $42,20 para la venta, según el promedio del Banco Nación.


Durante la jornada de ayer, el dólar había trepado 22 centavos y cerró a $42,51 para la venta, pese a la movida del Banco Central para intentar controlar la escalada del tipo de cambio.


Según un promedio publicado por la autoridad monetaria, la divisa terminó a $40,53 para la punta compradora y a $42,51 para la vendedora.


Sumó así 22 centavos frente al lunes, cuando había ganado otros dos centavos, tras terminar la semana anterior por encima de los $42.


En el Banco Nación, la moneda norteamericana operó a $42,50; mientras que el precio más elevado fue expuesto en los mostradores del ICBC a $42,75.


El dólar mayorista, por su parte, cotizó a $41,50 lo cual representó un incremento de 20 centavos frente al día anterior.


El organismo que conduce Guido Sandleris decidió este martes desdoblar la licitación de Leliq, en línea con lo sucedido el viernes pasado.


En la primera subasta, el monto adjudicado fue de $65.343 millones; mientras que la tasa promedio de corte se ubicó en 61,234% y la máxima en 62,47%.


En la segunda, realizada, por la tarde de este martes, adjudicó $134.657 millones, al tiempo que la tasa promedio llegó a 62,548% y la máxima a 63,497%.


De ese modo, los retornos volvieron a los niveles registrados durante noviembre último.


Operadores de la city porteña puntualizaron que la plaza financiera local no estuvo en línea con lo ocurrido en los mercados emergentes y consideraron que la demanda por cobertura se debe a la incertidumbre ante el complicado panorama económico y la cautela por el período electora.


Además, advirtieron que el mecanismo de elevar la tasa de interés no fue suficiente para poner un freno a los movimientos del billete, que comenzó la rueda con una tendencia alcista que no se detuvo pese a las licitaciones.