Cristina Kirchner y Florencia Kirchner

La hija de la ex presidenta Cristina Kirchner, Florencia Kirchner, se quedó en Cuba y no pudo viajar de regreso a la Argentina porque padece de una enfermedad llamada linfedema.

 

Dicha enfermedad se produce por la acumulación de líquido linfático en las piernas, según argumentó el abogado de la senadora y de su hija ante la Justicia. A Florencia se le había detectado esa dolencia en agosto del año pasado.

 

La información surgió del pedido presentado el viernes por el abogado defensor de madre e hija, Carlos Alberto Beraldi, ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 5 (TOCF5), en el marco de la causa conocida como Los Sauces, por la sociedad que administraba propiedades familiares en el Sur y Puerto Madero.

 

Noticias relacionadas

Dichas fuentes aseguran que Florencia había obtenido un permiso de la Justicia para viajar en febrero por un mes a Cuba con fecha de regreso 10 de marzo, es decir el domingo pasado. Sin embargo, el viernes 8, Beraldi informó de esta situación al tribunal y consiguió que el permiso se le extienda por unos ocho días más.