Guido Sandleris - Presidente del Banco Central - Economía (NA)

(Foto: NA)

 

Una vez difundida la cifra oficial de la inflación de 3,8% del mes de febrero, el Banco Central determinó endurecer la política monetaria.

 

El paquete de medidas establecido por la entidad incluye un nuevo objetivo de control de base monetaria, que se mantendrá estable hasta fines de 2019, y un cambio que vaya al mismo paso en que se actualiza la banda de flotación del dólar, que va a ser más leve que el de ahora.

 

Guido Sandleris, presidente del BCRA, anunció modificaciones en el esquema de agregados, consistente en el control riguroso de los pesos circulantes en la economía. Con este marco, el primordial objetivo es que esa base monetaria tenga un aumento igual a 0% hasta fin de año. Previamente esa meta tenía vigencia hasta mitad de año.

 

La segunda medida tomada por el Central consiste en la eliminación del ajuste por estacionalidad de ese objetivo de base monetaria; lo cual implica que en un mes como junio en el que la demanda de pesos sube, por caso, por la necesidad de pagos de aguinaldos, el BCRA no tendrá en cuenta ese extra por pesos y va a seguir manteniendo sin cambios el monto de cantidad de pesos en circulación que se obligará a alcanzar.

 

Así mismo, Sandleris también afirmó que desde ahora el Banco Central sobrecumplirá esa meta prevista de base monetaria en la misma medida en que lo hizo en febrero. Este jueves el rendimiento de las Leliq alcanzaron el 63,66%, con lo que acumulan una suba de unos 20 puntos en el último mes.

 

La última medida tomada hoy es sobre el dólar. Desde abril la banda de flotación del tipo de cambio, que actualmente se actualiza diariamente a ritmo de 3% mensual, va a hacerlo a 1,75% mensual.

 

"La inflación de febrero fue demasiado alta pero no significa que el esquema no funcione", dijo Sandleris.


"Entendemos la frustración que genera en la gente estos niveles de inflación y sabemos cómo afecta a toda la población. El esquema monetario actual tiene como objetivo bajarla de forma permanente", agregó en conferencia de prensa este jueves.

 

Los números de inflación que se registraron en enero y febrero activaron todas las alarmas en el Banco Central. A fines de febrero la entidad había anunciado que comenzaría un proceso de endurecimiento de su política para absorber más pesos de lo previsto. El IPC de 3,8% que mostró el Indec en febrero decidió a las autoridades del BCRA de dar una señal al mercado de que apretará aún más el torniquete monetario para tratar de desacelerar la suba de precios.

 

Sandleris también adelantó que el Poder Ejecutivo enviará al Congreso un proyecto para modificar la Carta Orgánica, la serie de normas que regulan al organismo. Según Sandleris, las dos modificaciones principales implicarán que "el objetivo prioritario del BCRA es la estabilidad de precios" y "prohibir que el Banco Central financie al Tesoro".