Masacre Nueva Zelanda - Foto Reuters

(REUTERS)

Un hombre armado mató a tiros a 49 personas e hirió a más de 40, desatando una masacre en mezquitas de Nueva Zelanda, algunas de ellas postradas en oración, mientras transmitía en vivo algunos de los asesinatos, incidentes que la primera ministra, Jacinda Ardern, calificó como terrorismo.

Noticias relacionadas

 

El pistolero transmitió por Facebook imágenes en vivo del ataque a una mezquita en la ciudad de Christchurch, con imágenes que replicaban matanzas en videojuegos, luego de publicar un "manifiesto" en que llamó "invasores" a los inmigrantes.

 

El video, que tuvo una amplia difusión en las redes sociales, mostraba al hombre conduciendo a una mezquita, entrando y disparando al azar a personas que se encontraban dentro. Reuters no pudo confirmar la autenticidad de las imágenes.

 

La policía dijo que arrestó a tres personas, incluido un hombre de unos 20 años que había sido acusado de asesinato. Las autoridades no han identificado a ninguno de los sospechosos.

Masacre Nueva Zelanda - Foto Reuters

Masacre Nueva Zelanda - Foto Reuters

Masacre Nueva Zelanda - Foto Reuters
Ramzan Ali es uno de los sobrevivientes de la masacre en las mezquitas de Nueva Zelanda, estaba recostado debajo del banco de la sala principal donde se encontraban los fieles aterrorizados.

 

"Cuando empiezan los sermones hay mucho silencio, podés escuchar si un alfiler se cae al suelo", agregó. En ese instante se desató la matanza.

 

"Escuchamos los disparos y los gritos de la gente presa del pánico", recordó Nour Tavis, que también estaba en el lugar. "Pensé: como hago para salir de acá", continuó. "La sangre de otra persona me salpicó. No sabía por cuánto tiempo más iba a estar vivo", relató Ali.

 

"Tarde o temprano los disparos deben terminar, pensé, y recé: 'Dios mío, por favor, que terminen los tiros'", detalló Ali.

 

Nour Tavis, otro de los testigos, narró: "Había personas que se estaban desangrando, muriendo. Fue terrible".

 

"Fui el último hombre en salir con vida. Puedo decir que fui un milagro. Tuve suerte, Dios me ayudó", concluyó Ali.