TIBURÓN

 

El fotógrafo Steve Woods capturó un momento de la naturaleza, en la costa de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, cuando el científico marino Kevin Schmidt estaba liderando una expedición y de repente un tiburón se acercó hasta él para darle un "beso", o al menos es lo que parece en la imagen.

 

Según el submarinista, estuvieron rodeados durante una hora de cuatro tiburones azules y tres tiburones makos. "Los tiburones, en general, han sido retratados de manera muy negativa, lo cual no refleja su verdadero comportamiento".

 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

@steve_woods_photography A little blue kiss 😻 - Sharks are very inquisitive, the need to touch and feel with their mouths, especially due to their Electro-receptors that are located in little pits around their mouths. There is absolutely no aggression here, and you just understand what the shark is doing and keep your cool, then you might be lucky enough to get a little kiss if your name is Kevin (@illest_gillz ) #blueshark #blue #mako #shark #capepoint #photography #underwater #predator #wildlife #scuba #illgrammers #agameoftones #1dxmarkii #canon_official #marineconservation #keepitwild #stayandwander #lonelyplanet #passionpassport #theoutbound #explorewildly #finditliveit #adventuremobile #exploremore #bestvacations #natgeo #travelstoke #ikelitestrobes #wonderful_places #southafrica

Una publicación compartida de Shark Dose ™ (@doseofsharks) el

 

El fotógrafo también está de acuerdo con lo que dice el buceador, según ha señalado en su cuenta de Instagram. "No hay nada de agresión, tienes que entender lo que está haciendo el tiburón y mantenerte tranquilo... Si lo haces, a lo mejor tienes la suerte de recibir un pequeño beso".

 

"Los tiburones son muy inquisitivos", continúa explicando Steve Woods. "Necesitan tocar y sentir con su boca". La teoría la recibimos a gusto, pero eso sí, no sabemos si al recibir un beso de un tiburón podríamos mantener la calma.