Donald Tusk - Brexit

Los planes para el Brexit de la primera ministra Theresa May quedaron aún más en duda después de que el presidente del Parlamento dictaminó que no se podía votar nuevamente el acuerdo de divorcio, a menos de que se presente de una manera significativamente diferente.

 

En comentarios que sorprendieron al equipo de May, John Bercow dijo que el gobierno no puede presentar propuestas para una votación en el parlamento que sean en la práctica las mismas que ya se rechazaron dos veces: en enero y la semana pasada.

 

"Si el gobierno desea presentar una nueva propuesta que no sea la misma, ni sustancialmente la misma, que la que valoró la cámara el 12 de marzo, eso sería por completo aceptable", señaló.

 

Los partidarios del Brexit que buscan una ruptura completa con la Unión Europea ven ahora que una salida "sin un acuerdo" es más probable, pero el gobierno insistió en que buscaría posponer el Brexit más allá de la fecha límite del 29 de marzo, si la UE lo aprueba.

 

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, se reunirán en Dublín para estudiar el posible retraso de la salida del Reino Unido de la UE, dos días antes de la cumbre europea que tratará el tema y a 10 de que se cumpla el plazo para el divorcio el 29 de marzo.

 

El encuentro se produce antes de la cumbre europea del jueves en la que la primera ministra británica, Theresa May, planea conseguir una prórroga de tres meses de la fecha del Brexit, para lo que necesita el "sí" unánime de los 27 países que permanecerán en el bloque, incluida Irlanda.

 

Varadkar y Tusk abordarán el posible retraso del divorcio, un escenario al que, de momento, no se ha opuesto Dublín, aunque advierte que May debe presentar medidas concretas para no alargar el proceso más de lo necesario, en línea con la posición de Bruselas.