viuda negra 

La historia comenzó el 6 de marzo pasado, Elizabeth Báez salió corriendo espantada a la calle a pedir auxilio porque acababa de encontrar a su flamante marido, Héctor Eduardo Ramírez, colgado de una viga en su gomería de San Francisco Solano. Tras una crisis nerviosa, la mujer, de nacionalidad paraguaya, alertó de que su esposo se había suicidado, por lo que solicitó ayuda a sus vecinos, quienes llamaron al 911. A la policía, Báez dijo que horas antes había mantenido una discusión con Ramírez, razón por la que adujo que el hombre había tomado la decisión de quitarse la vida por decisión propia.

 

Cuando la policía llegó al local, ubicado en la avenida Mosconi y calle 853, constataron que Ramírez tenía signos vitales. Inmediatamente lo trasladaron al hospital más cercano, donde quedó internado en situación de coma inducido.

viuda negra

Todos se sorprendieron, cuando el hombre se repuso, volvió en sí y dio un relato que cambió por completo la investigación que lleva adelante el fiscal Ariel Rivas, ya que acusó a su esposa y a la ex pareja de ella por intento de homicidio.

 

Noticias relacionadas

Hubo varios testigos que dieron un dato clave: dijeron que vieron ingresar a la mujer a la gomería acompañada de otro hombre. Los investigadores empezaron a dudar al enterarse de que su marido no había fallecido. Fue entonces, cuando Báez se dirigió hasta el hospital y les indicó a las enfermeras que no dejaran entrar a nadie a su habitación. Después dejó de visitarlo.

 

Debido a eso y a la declaración de Ramírez, la Justicia ordenó el arresto de Báez y de su ex pareja, Iginio Morales Ocampo, también paraguayo, quienes quedaron acusados de tentativa de homicidio, en el caso de ella agravada por el vínculo. Ambos se negaron a declarar en sede judicial.