Paolo Rocca - Empresario - Economía argentina (NA)

(Foto: NA)

 

Los casos de corrupción en Brasil siguen sumando elementos que hacen de esta causa una de las más complejas de los últimos tiempos. Las derivaciones no sólo alcanzan al país vecino, sino también a la Argentina.

 

La usina termonuclear Angra 3 le trajo un sin fín de problemas judiciales al expresidente de Brasil Michel Temer, y por esto mismo ha sido llevado a la cárcel.

 

Sin embrago, no todo termina allí, ya que la Justicia argentina tendrá que hacer una pericia informática sobre los correos electrónicos de la empresa ítalo-argentina Techint, que se encuentra actualmente investigada en los tribunales de Retiro por su presunta participación en el pago de sobornos a exfuncionarios del partido Movimiento Democrático Brasileño (MDB), que encabezaba el ex mandatario de Brasil, ahora detenido.

 

Marcelo Bretas, juez federal de Río de Janeiro, ordenó el jueves pasado el arresto de Temer, quien quedó observadoen una nueva investigación del Lava Jato, focalizada en la obra de la usina Angra3.

 

Varias constructoras brasileñas, entre ellas la de Odebrecht, Camargo Correa, OAS, entre otras, y también la argentina Techint están en la mira por integrar supuestamente un cartel empresario para distribuirse contratos con la empresa estatal Eletronuclear, que se encargó de la obra en cuestión.

 

Ejecutivos de tres de las firmas constructoras relacionadas con la empresa de la familia Rocca en esta obra admitieron en Brasil haber pagado coimas para conseguir los contratos y apuntaron siempre al partido de Temer, entonces aliado del Partido de los Trabajadores (PT). Sin embargo, Techint niega participación en esos pagos reconocidos por otros.

 

Así detuvieron a Michel Temer en Brasil por el caso Lava Jato

 

Por su papel en esta obra, la empresa de Paolo Rocca fue sancionada por el Tribunal de Cuentas brasileño y no participará en licitaciones públicas durante un plazo de cinco años en ese Brasil. El tribunal confirmó la condena la semana pasada. La compañía apelará la decisión ante la Justicia.

 

Las licitaciones de la usina Angra 3 se llevaron a cabo entre 2012 y 2013 y se adjudicaron en 2014.

 

La detención de Temer llegó luego de que uno de los empresarios que habría pagado coimas a su grupo político decidiera hablar y ventilar la cuestión. Las investigaciones demostraron que los pagos implicaron el desvío de 10,8 millones de reales a través de empresas fantasma.

 

Techint aclaró ante la prensa que “formó parte de uno de los consorcios contratados en el proyecto Angra 3, con un séptimo de participación. La obra fue paralizada en 2015 dada la falta de fondos de la empresa contratante, con un avance inferior al 10 por ciento”.

 

Techint Engenharia e Construção S.A. manifiesta que tanto la compañía como sus empleados actuaron de conformidad con todas las disposiciones del pliego de licitación emitido por Eletronuclear para la contratación del proyecto Angra 3 que, incluso, fue auditado y validado por el propio TCU”, manifestaron desde Techint.

 

Desde 2017, el juez federal Sebastián Ramos está a cargo de una investigación local que debe determinar si Techint impartió órdenes desde Buenos Aires para cometer delitos en Brasil. El magistrado ordenó en octubre último una serie de allanamientos a dos sedes de Techint en Buenos Aires.

 

El miércoles, los expertos de análisis científico de la Policía de la Ciudad comenzarán a analizar 683 archivos extraídos de la compañía y relacionados
con la obra en Brasil.