Pijamas 

Todo comenzó con la actriz Sarah Jessica Parker, que se puso en la piel de Carrie Bradshaw en la serie Sex and the City, salía por las calles de Nueva York luciendo un pijama. Muchas firmas internacionales y nacionales adoptan estas prendas de seda para vestir en la calle. Camaleónico, sofisticado y elegante el outfit es un éxito asegurado.

 

De satén, sexy y a la moda, los pijamas son un "must" entre los influencers y referentes de estilo.


La clave para acompañar esta tendencia está en la elección de un buen par de stilettos para darle un toque de elegancia, de accesorios como un clutch y unas argollas doradas para levantar el look y sin dudas optar por un buen make up y peinado.


En su más reciente aparición pública la ex Primera Dama estadounidense Michelle Obama optó por lucir un pijama de seda a rayas y anaranjado, acompañado con aros grandes y sandalias de taco. Más allá de sus logros políticos, Michelle sin dudas dejará un legado fashionista por el valor que supo dar al reciclado de outfits, las prendas low cost.