Conflicto aeronáutico - Paro LATAM

La empresa chileno-brasileña Latam Airlines decidió transferir parte de su operación comercial argentina a Santiago de Chile, para centralizar dichas funciones en su casa matriz, en medio de un contexto complejo para las compañías aéreas.

 

La aerolínea ofreció a 26 de los empleados que trabajaban en el área comercial, especialmente a los que cumplían tareas en marketing, su traslado a la capital chilena o, en caso de no aceptar esa opción, el retiro voluntario.

 

Según la compañía, la decisión no responde al difícil momento que viven las aéreas a nivel local, tras el abrupto salto del dólar, que significó un fuerte alza en sus costos, mientras sus ingresos se reducen, tanto en cabotaje (por la mayor oferta con la llegada de más aéreas), como en vuelos internacionales (en virtud de rebaja de tarifas en dólares ante la fuerte caída en los viajes al exterior, por la devaluación).

 

Noticias relacionadas

Desde Latam argumentaron que se trata de una decisión vinculada a la reestructuración del la compañía posterior a la fusión entre la chilena LAN y la brasileña TAM, ocurrida en 2012.

 

"Latam Airlines informa que, como parte del proceso de reordenamiento de su área de gestión comercial, algunas tareas que hasta el momento eran desarrolladas de manera local serán centralizadas por casa matriz a partir del 30 de junio próximo, con el objetivo de unificar la forma de gestionar los puntos de venta en el grupo y buscando una mirada transversal, alineada a la estrategia global de la compañía", explicaron desde la empresa, que cuenta con 2400 empleados en el país.

 

"En la Argentina, todas las personas alcanzadas por esta reestructuración han recibido propuestas de continuidad laboral por parte de la compañía en Santiago de Chile", agregaron.

 

Pero, más allá de la aclaración de Latam, en el sector comentan que, como el resto de las aéreas que operan en el país, con esta decisión también apunta a reducir costos, que en el último año crecieron a altas tasas, en función de la fuerte devaluación del peso argentino y el elevado peso de los costos en dólares en las aéreas.

 

Para ganar eficiencia, Latam cerró en los últimos meses algunas rutas de menor rentabilidad. Entre las internacionales, ante la caída de la demanda de argentinos, dejó de volar en marzo de Tucumán a Santiago de Chile y San Pablo; desde julio no operará entre Rosario y San Pablo.

 

En cabotaje, ya no vuela de Aeroparque a Bahía Blanca ni a San Juan para "garantizar la sustentabilidad de Latam en el mercado doméstico local"; "obedeció estrictamente al desbalance entre costos operativos e ingresos generados", explicaron días atrás, ante una consulta de este diario.

 

De hecho, las aéreas tradicionales están reduciendo frecuencias y rutas para enfocarse en las más rentables; en tanto, las nuevas empresas ven su break even (punto de equilibrio) más lejos, tras la inversión inicial de operación.