Mujer despertó en Alemania tras estar 27 años en estado vegetativo

Una mujer de Emiratos Árabes Unidos despertó después de 27 años en estado vegetativo en una clínica de Alemania.

 

Munira Abdulla tenía 32 años cuando sufrió un grave accidente de tráfico en la localidad de Al Ain, en Emiratos Árabes Unidos.

 

Aquel día de 1991, había pedido a su cuñado que la llevara a recoger al jardín de infancia a su hijo Omar Webair, que entonces tenía cuatro años. Como no había transporte escolar disponible, necesitaba que un familiar la alcanzara.

 

Noticias relacionadas

De regreso a casa, un autobús impactó contra el vehículo en el que viajaba la familia. Munira Abdulla se lanzó sobre su hijo y utilizó su cuerpo para protegerlo.

 

"Mi madre estaba sentada conmigo en el asiento trasero. Cuando vio que se acercaba el choque me abrazó para protegerme del golpe. No había teléfonos móviles y no podíamos llamar a una ambulancia para pedir ayuda. La dejaron así durante horas", recordó su hijo, Omar Webair, al diario emiratí The National. Gracias a su mamá, Omar Webair sólo sufrió un moretón. Ella, en cambio, padeció una grave lesión cerebral que la dejó en estado vegetativo.

 

Abdulla fue trasladada al hospital de Al Ain, donde se decidió que debía ser ingresada en un centro de Londres. Fue tratada sin éxito y volvió a Emiratos Árabes, donde permaneció durante años en una cama de hospital, alimentada a través de tubos. Además, le practicaban ejercicios de fisioterapia para evitar que sus músculos se deterioraran por la falta de movilidad.

 

Cuando empezaban a perder la esperanza, obtuvieron en 2017 una subvención de la familia real para que Munira sea atendida en un programa integral en el hospital Schön Klinik Bad Aibling, cerca de Munich, en Alemania.

 

Allí fue intervenida para tratar de mejorar su calidad de vida aunque los médicos nunca pensaron que podría recuperar la conciencia. "Nuestro objetivo principal era otorgarle a su frágil conciencia la oportunidad de desarrollarse y prosperar en un cuerpo sano, como una planta delicada que necesita un buen suelo para crecer", contó el neurólogo Ahmad Ryll.

 

Le quedaba una semana de tratamiento en Alemania cuando, en junio de 2018, Abdulla comenzó a moverse. Tres días después, el milagro ocurrió.