Nicolás Dujovne, Presupuesto 2019, Economía Argentina - NA

Los activos argentinos sufrieron el miércoles negro y el futuro del dólar es la mayor incertidumbre del mercado.

 

La divisa norteamericana se acerca a los 45 pesos pero se mantienen las dudas sobre si la oferta diaria de USD 60 millones del Tesoro con recursos del FMI será suficiente en medio de semejante embate contra acciones y bonos argentinos.

 

Los títulos públicos sufrieron la peor caída del año y llevó el riesgo país a rozar los 950 puntos. La presión más fuerte fue para los bonos cortos, como el Bonar 2020, que terminó por debajo de los USD 85 y rindiendo arriba del 20% anual en dólares. Ante semejante derrumbe, el mercado empieza a descontar la posibilidad de un inminente nuevo default de la Argentina, que podría llegar tan pronto como el año próximo.

 

Noticias relacionadas

El desarme de posiciones en activos argentinos provoca más salida de capitales y por ende un aumento de la demanda de dólares. La oferta, sin embargo, sería escasa en un escenario de pánico como el actual.

 

¿Aguantará el dólar o se dispara? La pregunta entre los inversores fue generalizada luego del cierre de la rueda. Se produjo un increíble cambio de expectativas en cuestión de días: a principios de la semana pasada parecía que buscaría el límite inferior de la banda cambiaria. Ahora se habla que podría ir a buscar rápidamente el límite superior, fijado hasta fin de año en 51,45 pesos.

 

Recién si el dólar supera ese nivel el BCRA tendría posibilidad de salir a intervenir, vendiendo hasta USD 150 millones diarios. Es posible que en semejante escenario se modifique este límite para darle mayor "poder de fuego" a la autoridad monetaria. Sin embargo, el programa con el FMI tenía como objetivo que la divisa fuera en búsqueda del piso de la banda cambiaria más que ir al techo.

 

Los dólares del campo está claro que sólo se liquidarán a cuentagotas. Esto podría retroalimentar la caída del peso y generar un nuevo salto del tipo de cambio que sería extremadamente duro no sólo para la economía sino para las chances electorales de Mauricio Macri.

 

Un aumento mayor de la divisa provocaría más inflación en los próximos meses, a contramano de los que veían que podía llegar a aflojar a partir de mayo. Por eso, el nivel de contagio que esta nueva crisis financiera provoque en el dólar será el gran tema a monitorear a partir de hoy y en las próximas semanas.