Lino Villar Cataldo, médico, NA

(Foto: NA)

El médico Lino Villar Cataldo fue declarado "no culpable" de la muerte de un ladrón por el jurado popular que analizó su caso en los tribunales de San Martín.

 

La decisión del jurado estuvo en consonancia con el alegato del abogado defensor, quien pidió la absolución del médico por considerar que actuó en legítima defensa.

  

Al conocerse el veredicto, Silvia Krabler, la madre de Ricardo Alberto "Nunu" Krabler, de 24 años, asesinado en la localidad bonaerense de Loma Hermosa en agosto de 2016, dijo que "a su hijo lo mataron de seis balazos" y que hoy el joven "tendría que haber sido juzgado por tentativa de robo automotor", en lugar de estar muerto.
  

Noticias relacionadas

"Es un asesino matriculado", dijo ante la prensa la madre de Krabler al referirse a Villar Cataldo y agregó: "Los quiero ver a los jurados en mi lugar".
  

Este jueves, durante los alegatos, la fiscal Noemí Carreira solicitó que el médico fuese condenado por "exceso en la legítima defensa", delito que prevé penas de entre uno y cinco años de prisión.
  

Mientras, la defensa, a cargo de Diego Szpiegel, pidió la absolución de Villar Cataldo, y el abogado querellante, Juan Carlos Maggi, solicitó que fuese condenado por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego". .
  

Este miércoles, al declarar ante el Tribunal Oral Criminal N° 3 de San Martín, el acusado dijo que defendió su vida cuando vio "de cerca a la muerte" y aseguró que "jamás" tuvo intención "de matar a nadie".
  

"Efectué disparos porque sentí que en ese momento me mataban, hubo amenaza verbal en todo momento, y me apuntaba con ese pistolón que asusta a cualquiera", dijo el médico al referirse al momento en el que disparó contra Krabler.
  

El hecho ocurrió el 26 de agosto de 2016, minutos antes de las 20:00, cuando el médico se retiraba con su Toyota Corolla del consultorio de la calle Ombú 6865, de Loma Hermosa, y fue abordado por Krabler.
  

Según la causa, el asaltante le dio un culatazo en la cabeza, se subió al vehículo con fines de robo y terminó muerto a balazos por el imputado que utilizó una pistola Bersa Thunder Pro calibre 9 milímetros.