Presunto responsable del crimen de un efectivo de la Policía Local de La Matanza que fue baleado en un presunto intento de asalto cuando estaba a punto de ingresar a su domicilio, de la localidad de González Catán, NA

Un policía fue asesinado por dos delincuentes armados que intentaron robarle en la localidad bonaerense de González Catán, y por el crimen fue detenido un menor de 16 años, informaron fuentes policiales.

 

Esta mañana, la viuda del policía, Daniela, habló con Ari Paluch en "El Exprimidor" por RADIO LATINA y expresó que los delincuentes mataron a su marido "por nada, porque no le robaron nada".

 

El hecho ocurrió anoche, cerca de las 21, cuando la víctima, identificada como Maximiliano Cristian Bruno, de 30 años y perteneciente a la Policía Local, se dirigía a un supermercado y, al llegar a la esquina de Velazco e Infanta Isabel, fue interceptada por dos motochorros.

Noticias relacionadas

De acuerdo a las fuentes y el testimonio de Daniela, pareja del policía fallecido, los delincuentes abrieron fuego contra el efectivo, que estaba de civil, al descubrir que lleva su arma reglamentaria y luego escaparon sin robar nada.

 

Malherido, Bruno, quien era padre de dos hijos, fue llevado de urgencia al UPA 29 de González Catán, pero murió antes de su llegada a ese centro de salud.

 

Tras el hecho, se montó un operativo de rastrillaje que permitió dar con uno de los presuntos asesinos, un adolescente de 15 años.

 

"Eran dos chorros (sic) que iban en una moto y quisieron robarle, pero al darse cuenta que estaba armado le dispararon cuatro tiros", relató. "Acá viven robando, lo mataron por 110 pesos.", dijo.

 

Asimismo, aclaró que su marido "nunca se resistió y lo mataron". Además Daniela confesó que su hija "le pregunta por qué mataron a papá".

 

"Yo escuche los disparos desde adentro de mi casa y al salir lo vi tirado en la vereda. El disparo que lo mató fue el que le dio en el tórax", agregó.

 

La investigación se encuentra a cargo de UFI Temática de Homicidios del Departamento judicial de La Matanza, que ordenó revisar las cámaras de seguridad de la zona para dar con el segundo homicida.