Inteligencia artificial

La inteligencia artificial procesa y vuelve útiles datos que hasta hace poco tiempo se consideraba que no tenían relevancia. Ahora, la batalla se da por obtener registros del comportamiento de los clientes en las tiendas físicas ¿Cuánto pueden llegar a valer las emociones?

 

2019 será el año de la inteligencia artificial. Con 1,7 megabytes de información nueva creadas por segundo, la disponibilidad de datos es tan solo uno de los factores de la tríada de la que todos hablarán en 2019 a la hora de implementar herramientas de BI, junto con el computing power.

 

Lo que está sucediendo es que las interacciones que suceden en el entorno físico -entrar a una tienda, si el cliente toma un producto, si sonríe o no- eso también se puede capturar con tecnología de IA. Cómo se mueven las personas, cuánto tiempo está con cada producto, qué le interesa que no, qué tipo de emociones se generan. Hay mucha tecnología para transformar las interacciones físicas en datos que puedan ser utilizados dentro de los algoritmos.

 

Noticias relacionadas

Las disponibilización de esos datos en unidades medibles es el gran desafío que tendrán las empresas y las universidades que formen especialistas. Los científicos de datos sin dudas pueden ser aliados en esta cruzada, pero también se vuelven cruciales expertos que hablen el idioma de los negocios.

 

Nosotros desde Axxon Consulting tenemos mucho expertise en procesos de negocios, implementamos ERP, CRM, conocemos muy bien las problemáticas de negocio de las compañías. Entender esa decisión de negocio, descrifrarla, y entender cómo aplicar la tecnología de machine learning para mejorar un proceso. Por ejemplo, las posibilidades que ofrecen en CRM tarjetas inteligentes que leen los mails, un asistente que clasifica prospectos o clientes, detectan el nombre de la competencia, qué oportunidad si está enviando, cuándo abrió el mail.

 

Según estudios recientes, un 79 % de las empresas afirma que si se mejora el uso de Big Data, se optimizará la toma de decisiones.

 

Para nosotros la gestión de la información arranca por sistemas transaccionales que almacenan datos, a partir de ahí, generamos reportes operacionales para la toma de decisiones del día a día, datos más analíticos en BI para delinear la estrategia y tomar decisiones más de alto nivel, y el machine learning para predecir qué va a pasar con los datos, es el paso siguiente.

 

Los algoritmos han evolucionado. A partir del concurso de clasificación de imágenes ImageNet de 2012, ganado por Alex Krizhevsky con su red neuronal convolucional, el mundo empezó a prestar atención a esta área de conocimiento.

 

En último lugar, el computing power de la nube, que es otra cosa que antes no existía y hoy se puede usar a demanda y con la share economy de escala de un data center que te vende desde un microsegundo de computador hasta lo que vos necesites de elasticidad para procesar grandes volúmenes, hacen que sea viable utilizar los algoritmos, entrenarlos, y obtener resultados que sean aplicables al negocio.

*Por Felipe Girado

Director comercial de Axxon Consulting

INVITADO DEL DÍA DE DIARIO26.COM