Barcelona vs Leganés Messi y Suárez - Reuters

(Foto: Reuters)

 

El Barcelona no atraviesa justamente por su mejor momento en la actualidad. Los recientes tropiezos del conjunto catalán en diferentes torneos, con goleadas y abucheos incluídos, dejaron expuesta una grieta interna que hasta hace poco tiempo no existía.

 

O al menos no se notaba.

 

Noticias relacionadas

Hoy, tras los malos resultados a los que los hinchas no están acostumbrados todas las miradas están puestas en la posible llegada al plantel de Antoine Griezmann luego de que anunciara su salida del Atlético Madrid. Pero... ¿y Lionel Messi? ¿y Luis Suárez? ¿ya no son queridos y no convencen?

 

Todo indica que esto es así, sobre todo después de que el periodista Quim Domènech Puigbó de El Chiringuito sacó a la luz algunas de las internas que hay dentro del vestuario del conjunto catalán.

 

"Desde que se produjo la fatídica noche en Anfield los futbolistas tuvieron tiempo para hacer un balance y analizar el desastre contra el Liverpool. Me sorprendió que la reflexión que llega desde dentro del vestuario es que pesos pesados del Barcelona creen que el liderazgo de Lionel Messi y Luis Suárez no ha sido positivo", contó el periodista.

 

De acuerdo a lo que plantea el periodista, parte del plantel cree que el argentino y el uruguayo "dejaron a un lado al resto de sus compañeros" y que "ningunearon a Ernesto Valverde y sus planteos tácticos".

 

"Algunos futbolistas del Barcelona consideran que tanto Messi y Suárez, en algunos momentos, creyeron que podían hacer la guerra por sí solos. Que dejaron de lado al resto de sus compañeros y que, incluso, ningunearon a Valverde y sus planteos tácticos", agregó.

 

Finalmente, dijo sobre la grieta menos pensada: "Consideran que les faltó compañerismo, pensar en global, en el equipo y dejar trabajar un poco más a Valverde sin hacer la guerra por su lado en algunos momentos".

 

Aunque Barcelona no llegó a la definición de la Champions League, salió campeón de La Liga y está en la final de la Copa del Rey.

 

Pero parece que ya no alcanza.