Maras asesinan a 21 presos en cárcel salvadoreña

Los reos cayeron en manos de pandilleros de la Mara 18 recluidos en el centro penitenciario de Apanteos. Tres de los asesinados fueron degollados por esta banda de delincuentes, una de las más sangrientas de Centroamérica.
Lunes 8 de enero de 2007
Unos 21 reos murieron a manos de pandilleros del grupo Mara 18 recluidos en el centro penitenciario de Apanteos, en el oeste de El Salvador, durante el motín penitenciario iniciado la noche del viernes pasado, informó el domingo la prensa salvadoreña.

Según reportes de prensa procedentes San Salvador, la revuelta en esa cárcel del departamento salvadoreño de Santa Ana, controlada la víspera, se inició debido a una "purga" entre los pandilleros que dominan ese centro penal.

La acción violenta inicia el viernes dejó un saldo de 21 reos muertos, tres de ellos degollados por sus victimarios, que podrían ser integrantes de los Mara, una de las bandas de delincuentes más sangrientas de Centroamérica.

El origen de la revuelta pudo ser el "reacomodo" de líderes de esa pandilla o el anuncio de que se les impediría utilizar teléfonos celulares para evitar que desde las cárceles continúen cometiendo delitos, como el de extorsión.

El motín, que ya estaba planeado antes del viernes, se inició cuando uno de los vigilantes intentó registrar a un reo, lo cual fue pretexto para que otros pandilleros reclusos iniciaran la matanza contra reos comunes.

Los presidiarios destruyeron las paredes de celdas contiguas con objetos contundentes, como mazos y zapapicos, los cuales utilizaron para atacarse entre sí, dijo hoy el director de Centros Penales de El Salvador, Jaime Vilanova.

Hasta el momento, las autoridades carcelarias han identificado a 16 víctimas mortales, ya que el resto de los cadáveres tienen los cráneos y rostros totalmente destrozados, explicó el vocero de centros penitenciarios, Alberto Uribe.

La cifra de los fallecidos se estableció anoche, cuando se concluyó la revisión total de las instalaciones carcelarias, ubicadas a unos 70 kilómetros al occidente de San Salvador, precisó Uribe.

Los directivos de las cárceles del país centroamericano declararon una emergencia de 15 días en Apanteos, luego de que policías de la Unidad de Orden y Mantenimiento (UMO) y de la Policía Nacional Civil (PNC) hubieran controlado la situación.

Según cifras oficiales, en El Salvador existen unos 9.600 pandilleros, de los cuales 3.000 se encuentran en prisión, y gran parte de ellos son integrantes de los Mara 18, la más grande organización criminal de esta nación centroamericana.