Reparto vs. AFJP: ¿Cómo son los cambios para saber qué conviene más?

Si lo aprueba el Congreso, los trabajadores tendrán libre opción en sus aportes jubilatorios. Desde ahora, quienes no elijan, quedarán en el régimen de reparto. El descuento de aportes para el sistema privado o el Estado será igual. Bajarán las comisiones de las AFJP.
Domingo 28 de enero de 2007

Tras el anuncio del Gobierno de la libre opción en los aportes previsionales, los trabajadores tienen muchas dudas acerca de qué le conviene más: ¿Quedarse en una AFJP o volver al sistema de reparto? Para entender de qué se trata y tener un panorama general de qué ofrecen cada uno de ellas, un matutino porteño publicó las claves para entender cómo son los cambios que se vienen, si es que finalmente el proyecto es aprobado por el Congreso. Todavía subsisten interrogantes porque hasta ahora sólo se difundieron los lineamientos de la reforma. Pero no se conoce el proyecto y la reglamentación. Recién cuando se den a conocer, y de acuerdo a lo que apruebe el Congreso y promulgue el Poder Ejecutivo, se podrá avanzar y saber, por ejemplo, los elementos que el trabajador deberá considerar para elegir entre uno y otro sistema.

1. ¿Por qué se impulsa la reforma?

Actualmente no se puede optar libremente por un sistema de jubilación. El trabajador que opta directamente por el sistema privado no puede volver al régimen público y el que está o elige el Estado puede pasarse a una AFJP cuando lo desee, pero sin posibilidad de retornar al Estado.

2. Cada cinco años, se podrá optar por el Estado o por una AFJP.

La opción podrá ejercerse cada 5 años y durará 180 días. Según el Gobierno, al permanecer 5 años en el sistema que se elige, se asegura una estabilidad a cada sistema y que no haya una rotación permanente de afiliados.

3. Los trabajadores indecisos pasarán al Estado.

Los que empiezan a trabajar por primera vez —unas 50.000 personas al mes— y no optan ni por el Estado ni por una AFJP (los "indecisos") durante los primeros 90 días quedarán afiliados al reparto. Luego, podrán irse a una AFJP. Hoy es al revés.

4. El descuento jubilatorio pasará a ser igual para ambos sistemas.

Para evitar que haya una ventaja inicial entre uno y otro sistema, el aporte del trabajador será el mismo. Hoy es del 7% para los afiliados a las AFJP y del 11% para el resto.


5. Sube el cálculo de la jubilación del Estado.

Actualmente la ANSeS reconoce el 1,5% del sueldo promedio de los últimos 10 años por cada año aportado antes de 1994 y apenas el 0,85% por cada año posterior. Ahora, la reforma unifica en el 1,5% del sueldo promedio de los últimos 10 años por cada año aportado.

6. ¿Qué pasa con lo acumulado en la cuenta de la AFJP de los que se pasen al sistema estatal?

Los fondos acumulados de los que se pasen al Estado quedarán en la AFJP y seguirán teniendo la rentabilidad que obtengan en la administradora. Por seguir administrando esos fondos, las AFJP no podrán cobrar comisiones.

7. ¿Cómo será la futura jubilación?

Al momento de jubilarse, el haber se calculará en forma proporcional a los años aportados a cada sistema. La parte del Estado se calculará según el sueldo promedio de los últimos 10 años y la cantidad de años aportados. Y la parte que corresponde a la AFJP, se calculará según lo acumulado en la cuenta individual del trabajador que aportó.

8. ¿Qué pasará con la jubilación mínima?

El Estado seguirá garantizando un haber mínimo, pero dejará de darlo a los que estén en una AFJP. Por eso, la reforma dice que los trabajadores que al llegar a los 50 años (mujeres) o 55 años (hombres) y que tengan ahorrado en la AFJP menos de 20.000 pesos podrían jubilarse con un haber inferior a la mínima. Para evitar que suceda esto se les permitirá pasarse al Estado con la garantía de que cobrarán la jubilación mínima. Pero harán el traspaso con una particularidad: los fondos que tengan acumulados en la AFJP serán transferidos al Estado y cobrarán íntegramente su haber del Estado. Los que no estén en esas condiciones cobrarán a prorrata, como ocurre actualmente.

9. Las AFJP cobrarán comisiones más bajas.

Las AFJP que cobran más del 1% del sueldo deberán bajar la comisión de administración porque habrá un techo del 1% (ver infografía). Eso significa que una parte mayor del aporte ingresará en la cuenta del trabajador y eso, junto a la rentabilidad, debería mejorar la futura jubilación del aportante.

10. Cambios en el pago del seguro que financia las pensiones.

En lugar de deducir el costo del seguro previsional —que financia las pensiones de invalidez y fallecimiento— del aporte del trabajador, la reforma propone que se deduzca del saldo de la cuenta. Esto es: la parte del aporte mensual que hoy va a pagar el seguro se integra al fondo individual. Y el seguro se paga de ese fondo. O sea, lo seguirá pagando el trabajador, aunque de una manera distinta. Lo que el Gobierno espera es que ese aporte vaya disminuyendo porque en lugar de que cada AFJP contrate su seguro previsional (usualmente con una aseguradora cautiva), habrá un fondo común, a través de la mutualización del sistema que, se supone, debería bajar también los costos del seguro.