Extraña enfermedad

Unas 600 alumnas de un internado juvenil administrado por religiosas coreanas ...
Domingo 8 de abril de 2007
... en el estado de México, en el centro del país, padecen una extraña enfermedad que les impide caminar, según fuentes locales.

Las monjas que administran Villa de las Niñas, donde residen 3.500 alumnas, abrieron las puertas del internado, un mes antes de lo previsto en el reglamento, a causa de la presión generada en la comunidad por la extraña enfermedad que afecta a las chicas.

Cientos de padres de familia de escasos recursos llegaron en las últimas horas al internado, en el municipio de Chalco, a 50 kilómetros de la Ciudad de México, para conocer la situación de sus hijas, a las que sólo pueden visitar dos veces al año.

La crisis comenzó en febrero pasado, cuando se multiplicaron los casos de niñas y jovencitas que quedaron impedidas de caminar, algunas perdieron el habla y otras sufren vómitos, mareos y desmayos.

En fuentes médicas creció la hipótesis de que se trata de una "histeria colectiva", ya que estudios clínicos realizados a algunas de las jóvenes, con síntomas parecidos a fiebre reumática, descartan la presencia de virus o bacterias.

La madre superiora del internado, Margie Cheong, rechazó que las internas sufran maltratos físicos y psicológicos, como algunas de ellas denunciaron.

También argumentó que no avisó a los familiares sobre la enfermedad de sus hijas pues en un principio se creyó se trataba de una epidemia, la cual sólo puede ser declarada por el ministerio de Salud.

En su defensa, Cheong, dio a conocer a la prensa local una comunicación que, según dijo, mantuvo por correo electrónico con la doctora Vesta Richardson, directora del Centro Nacional para la Salud de la Infancia, quien le manifestó que la práctica de un juego que alumnas realizaban a escondidas de las monjas "pudo ser un mecanismo desdencadenante" de la crisis colectiva.

Para el director del Programa de Atención a Víctimas de Desastres Naturales y Humanos de la UNAM, Jorge Alvarez, esa hipótesis es "una barbaridad", por lo que recomendó buscar las causas del mal generalizado en la disciplina que se inculca a las jóvenes.

Aunque algunas alumnas entrevistadas por la prensa local dijeron que las monjas coreanas -de la orden Hermanas de María- las someten a duros trabajos y castigos, muchas otras defendieron a las religiosas, manifestaron su intención de permanecer en el colegio y calificaron su padecimiento como algo "pasajero".

Cheong argumentó que en dos décadas en Villa de las Niñas, fallecieron tres alumnas, una al caerle un rayo y dos más por enfermedad, y pidió no juzgar al internado "sólo por estar administrado por monjas coreanas".

El ministerio de Salud de México ordenó que las jóvenes internas sean sometidas a exámenes psicológicos para esclarecer el extraño trastorno que sufren.