DESCENDIO CHICAGO Y ASCENDIO LA VIOLENCIA

Locura en Mataderos: matan a un simpatizante de Tigre

Marcelo Cejas de 41 años fue asesinado salvajemente por seguidores del "Torito" luego del encuentro que desató la furia local por el descenso. Cejas había ido con sus hijos a la cancha, pretendió escapar de los incidentes y murió por fractura de cráneo tras agonizar sin recibir atención médica. (Vote en la encuesta del día).
Lunes 25 de junio de 2007

La información, confirmada a Télam por fuentes policiales y del hospital Santojanni, indicó que el incidente que determinó la muerte del hincha azulgrana se produjo en la intersección de Avenida Cárdenas y San Pedro, cuando un proyectil lanzado por un
parcial de Nueva Chicago, de grandes dimensiones, le impactó en la sien izquierda.

El golpe le fracturó el cráneo y Cejas, quien regresaba a Victoria en uno de los ómnibus que transportaba a los hinchas de Tigre, permaneció caído en la calle durante 20 minutos, con la cabeza cubierta de sangre y los ojos cerrados, indicaron a Télam testigos del hecho, hasta que una ambulancia del SAME lo recogió y trasladó, aún con vida, hasta el hospital Santojanni.

Los resultados de los enfrentamientos entre ambas parcialidades y las fuerzas policiales determinaron que se registraran 21 heridos, diez de ellos policías que fueron
internados en el hospital Churruca, y 78 detenciones.

Después de los incidentes sucedidos dentro del estadio, la policía hizo salir a los aficionados visitantes por la calle Cárdenas en lugar de Avenida Perón, lo que les hubiera facilitado un rápido acceso a la avenida General Paz.

Esto provocó desesperación en los hinchas de Tigre por las agresiones que recibían y muchos llegaron lastimados a los micros que los debían devolver a Victoria.

Ante el entorpecimiento en el traslado de los vehículos que salían por la calle mencionada, un micro de Tigre debió ser abandonado presurosamente por sus ocupantes y esto fue aprovechado por los hinchas de Chicago para incendiarlo.

Los piedrazos que iban y venían destrozaron unos diez automóviles que estaban sobre la calle Cárdenas y Télam vio a un aficionado pedirle desconsoladamente a los propios jugadores de Chicago que lo ayudaran económicamente porque le habían destrozado
el auto.

Los vecinos del barrio donde está enclavada la cancha del 'Torito' de Mataderos le comentaron a Télam que los enardecidos hinchas rompieron vidrios de comercios y aprovecharon para robar todo lo que había en su interior.

La magnitud de los hechos fue tal que después de los enfrentamientos los alrededores del estadio ofrecían un escenario dantesco, con vidrios, piedras, escombros, manchas de sangre y unapesada nube de gas lacrimógeno.

"El operativo policial no falló. Simplemente sucedió que 15.000 hinchas de Chicago empezaron a hacer fuerza para entrar a la cancha y con nuestros 360 efectivos no pudimos contenerlos", argumentó el responsable del operativo policial, comisario Claudio
Marcelo Stábile, titular de la seccional 42.

Por su parte Gustavo Galante, a cargo de la fiscalía número seis, procedió a clausurar el estadio de Nueva Chicago para que nose modifique ninguna de las pruebas de todo lo ocurrido.

El caso está caratulado como "omisión de recaudo de organización", de acuerdo al artículo 96 del codigo procesal, y apunta directamente al accionar policial y al club local.

"Tomo en cuenta todo lo contravencional, porque lo que es delito le corresponde a la policía", le explicó Galante a Télam. Un dirigente de Nueva Chicago le dijo al fiscal que los hinchas de Tigre habían destrozado las instalaciones de los baños del club.

Por su parte, fuentes de la AFA le indicaron anoche a Télam que "a Nueva Chicago le descontarán, como mínimo, nueve puntos. Los antecedentes más cercanos fueron los tres puntos a Almagro y los 18 a Almirante Brown. El jueves se le dará vista al club para que haga el descargo correspondiente y serán citados los cuerpos técnicos y el árbitro, Gustavo Bassi".