Cenizas de volcán chileno invadieron a Chubut

La erupción del “Chaitén” provocó múltiples inconvenientes a la provincia, que se vio cubierta por un humo gris. Algunos poblados debieron ser evacuados y las clases no se dictaron en las escuelas del área cordillerana.
Viernes 2 de mayo de 2008

La erupción del volcán chileno Chaitén provocó múltiples inconvenientes a distintas localidades de Chubut, que fueron cubiertas por una espesa capa de ceniza, lo que obligó la evacuación de algunos poblados del área patagónica y la suspensión de las clases en las escuelas del área cordillerana, a modo de prevención.

Una de las ciudades más afectadas fue Esquel, donde la sorpresa de sus habitantes fue mayor esta madrugada cuando se despertaron y sen encontraron con el manto gris que cubría calles, árboles, casas y vehículos.

Además, por la actividad del volcán, se registraron sismos en esa ciudad y a "40 kilómetros en dirección oeste de la ciudad chubutense de Leleque", que alcanzaron 5 grados en la escala Richter, según informaron voceros de Defensa Civil de Esquel y del Instituto Nacional de Prevención Sísmica.

Si bien en principio se había indicado que el volcán que había entrado en actividad era el Michimahuida, las autoridades chilenas precisaron que en realidad es el Chaitén, lo que le agregó mayor complejidad a la situación de emergencia, por ubicarse éste más cerca de un área poblada.

Pese a que Esquel se encuentra cubierta por las cenizas, las autoridades aclararon que todavía no se reportaron personas heridas, aunque se procedió a la evacuación preventiva de algunos poblados de la zona.

El principal sismo ocurrió en esa ciudad, a las 2:51 de la madrugada, y alcanzó una magnitud de 5 grados en la escala de Ritcher, según se informó oficialmente.

No obstante, se aclaró que "al momento de emitir el parte no se habían reportado daños ni víctimas" como consecuencia del fenómeno.

Además, el ministerio de Educación de Chubut dispuso además este viernes la suspensión de clases en escuelas cercanas a la Cordillera de Los Andes, barrera limítrofe natural entre Argentina y Chile.

Personal de la Armada, Carabineros chilenos, el Ejército y Bomberos trabajan en la zona de la Cordillera donde ya se han evacuado algunos poblados cercanos, según se informó.

Por su parte, dirigentes chubutenses recorrieron la zona y pidieron calma y "precaución" a la población, unos 110.000 habitantes, que residen en cientos de miles de hectáreas de bosques nativos.

El volcán, en el sur de Chile, entró en erupción en la madrugada de este viernes, provocando la evacuación de unas 250 personas en ese país y motivando una alerta roja, informó la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), en el país vecino.

El macizo, de casi 1.000 metros de altura, se ubica en el sur de Chile y hasta el momento no había registro de que hubiera entrado anteriormente en actividad.

El Chaiten, ubicado a más de 1.220 kilómetros al sur de Santiago, comenzó a desprender material hacia las 2:00 de la madrugada hora de Chile, provocando una lluvia de cenizas que inundó las localidades cercanas.

El intendente regional, Sergio Galilea, dijo que se desató "una erupción con desprendimiento de material desde el volcán".

"Se estableció Alerta Roja para la comuna de Chaitén, producto de la actividad volcánica que se presenta desde esta madrugada", señaló por su parte un comunicado de la Onemi.

La oficina de emergencia aclaró que el número de evacuados en Chile se elevó a 250 personas que vivían en las comunidades cercanas de El Amarillo y Chana, y dijo que hasta ahora "no se han registrado personas lesionadas ni daños producto de esta situación".

Más temprano, el gobernador Galilea había dicho que eran sólo 25 las personas evacuadas. Las clases en el lugar fueron suspendidas para facilitar que los colegios se conviertan en albergues, señaló por su parte el gobernador Galilea.

Unos 60 temblores de mediana intensidad precedieron la erupción y se sintieron desde el miércoles.

La lluvia de cenizas producto de la erupción llegó a ciudades y pueblos de la provincia argentina de Chubut, al sur, dijo una fuente comunal.

"Lo que se observa es como una nevisca de cenizas. Antes se habían sentido temblores en la frontera", dijo a la televisión una fuente de la Municipalidad de Esquel, a 2.000 km al sudoeste de Buenos Aires.

En tanto, el Ministro del Interior, Florencio Randazzo, informó hoy que el Gobierno nacional "sigue al instante la situación que se generó en la ciudad de Esquel" como consecuencia de la erupción del volcán chileno.

"Hablé con el gobernador Mario Das Neves, que estaba viajando hacia la zona afectada, para transmitirle la preocupación de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por este tema", señaló Randazzo, quien agregó que "el Gobierno nacional puso a disposición de la provincia toda la ayuda que sea necesaria".

El titular de la cartera de Interior explicó que "se trabajará de manera coordinada con el gobierno de Chubut para reforzar las actividades de la prevención y protección civil, tanto en la faz técnica como logística", y añadió que el objetivo es "brindarle asistencia a los habitantes de la provincia frente a este fenómeno natural".