NO LO OLVIDO, NO...

Ocho años sin Rodrigo

El 24 de junio de 2000 fallecía en una autopista uno de los ídolos del cuarteto. Tenía sólo 27 años y una vida por delante. Del éxito a la muerte en un accidente automovilístico que se llevó los sueños del cantante. Ver video exclusivo de Canal 26.
Martes 24 de junio de 2008

Rodrigo Alejandro Bueno nació el 24 de mayo de 1973, en la ciudad de Córdoba Capital, provincia de Córdoba, Argentina. Hijo de Eduardo Alberto «Pichín» Bueno y Olga Beatriz Olave Bellido.

Su primera aparición en público fue a los dos años de vida, en un programa de televisión denominado «Fiesta del Cuarteto», siendo Juan Carlos La Mona Jiménez quien lo subió al escenario.

A los 5 años, grabó un disco con canciones infantiles que sería denominado «Disco Baby», siendo la voz solista de temas de María Elena Walsh y de la cortina musical del programa emitido por Crónica TV, «Carozo y Narizota».

A los once años tuvo su «debut» junto con el grupo «Chébere» ante aproximadamente 5.000 personas, siendo luego invitado en casi todas las actuaciones del mismo grupo.

A los 12 años de edad se integró al grupo «Manto Negro», en el cual duraría hasta los 17 años.

Luego decidió empezar su carrera como solista, y su primer álbum se llamó «La foto de tu cuerpo». El nombre del disco, llevaba el nombre de una canción compuesta por Rodrigo cuando tenía 15 años.

En 1991, lanzó su segundo disco llamado «Aprendiendo a vivir» y con el lanzamiento de este disco viajó a Buenos Aires para hacerse conocer en la capital del país. El disco fue presentado en el boliche «Fantástico», así como también un año más tarde seria presentado el tercer disco «Completamente enamorado».

Un año más tarde, en 1993, grabó un nuevo disco, titulado «Made in Argentina». Para ese entonces, la carrera de Rodrigo iba creciendo. Ese mismo año, el padre de Rodrigo, Eduardo Alberto «Pichín» Bueno falleció en los brazos del cantante a los 46 años por un problema cardíaco.

En 1995, firmó con Sony y grabó el disco «Sabroso», el cual contenía canciones del estilo salsa y merengue. El disco no tuvo el apoyo de la disquería y terminó sin el éxito que se esperaba. Tras este episodio, Sony le devolvió el contrato a Rodrigo.

En 1996, con el sello discográfico Magenta, Rodrigo lanzó «Lo mejor del amor». Por este trabajo recibió el premio ACE.

Al año siguiente, Rodrigo tuvo un hijo con Patricia Pacheco el día 3 de julio. Meses más tarde, grabó el disco «La leyenda continúa», el cual fue grabado en vivo en el boliche «Fantástico» de Buenos Aires. Este trabajo se convirtió rápidamente en Disco de Oro.

Su despegue definitivo fue con el trabajo «Cuarteteando», grabado en Córdoba. Temás como «Y voló, voló» y «Ocho Cuarenta» fueron los más exitosos del disco.

En 1999 lanzó una recopilación con sus temas más conocidos bajo el título de «El Potro» y ese mismo año también lanzó al mercado otro trabajo grabado en vivo, que incluía temas como «Yerba Mala» y «Soy Cordobés».

Este es el punto más alto. En 2000 llena 13 veces el estadio cubierto Luna Park, lo que se convirtió en un récord. Ese mismo año se encontró con Diego Armando Maradona, uno de sus ídolos, cumpliéndose así uno de sus sueños.

Pero el 23 de junio de 2000, los sueños se desvanecieron. Rodrigo Bueno fue a la grabación del programa de Jorge Guinzburg «La biblia y el calefón», y luego se fue a cenar junto con su representante, sus músicos, su pequeño hijo y la madre de éste en «El Corralón» y de allí a City Bell a dar un recital en la disco «Escándalo».

El recital en «Escándalo» fue grabado por «El Rayo», el programa de televisión conducido por Dolores Barreiro.

Luego del recital, Rodrigo se dirigía para Buenos Aires conduciendo su Ford Explorer, cuando se produce un accidente a la altura de Berazategui. La 4x4 dio contra el guardarail, volcándose y dando varias vueltas. Producto de este accidente, perdió la vida el cantante y también Fernando Olmedo (hijo de Alberto Olmedo), quien lo estaba acompañando en esa noche. Ambos no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Los demás acompañantes sobrevivieron. El accidente ocurrió a la madrugada del 24 de junio. Cuestión del destino, Rodrigo murió el mismo día que el Zorzal criollo, Carlos Gardel.

Luego de su muerte, se ubicó en el sitio de su muerte un santuario. También se editaron varios discos, algunos fueron simples recopilaciones mientras que otros publicaban material inédito del cantante cordobés. A su velorio concurrieron miles de personas y muchísimos famosos, destacándose entre ellos a Diego Maradona.