Muchos creyentes, menos católicos

Si bien el 90 por ciento de los habitantes de Argentina dice creer en Dios y tres cuartas partes se reconocen católicos, los adeptos a la principal religión mermaron del 90% al 76,5% . Por otra parte un 9% se declara evangélico y casi un 71% sostiene que sus hijos deben elegir su propia fe. Los datos surgen de una encuesta sobre creencias y actitudes religiosas realizada por el Conicet.
Miércoles 27 de agosto de 2008
La identidad religiosa de los argentinos fue medida en los censos de 1947 y 1960. Ahora, los investigadores de un equipo dirigido por el ex decano de Sociales Fortunato Mallimaci pidieron durante una presentación en la Cancillería que la consulta sea incorporada al próximo censo nacional.

Del sondeo surge que el 76% de los consultados -todos mayores de 18 años- se declaró católico, el 11% indiferente a la observancia de los rituales religiosos, el 9% integrante de algún culto evangélico, el 1,2 % testigo de Jehová, otro 1,2 % se reparte entre islámicos, judíos o espiritistas y el 0,9% mormones.

Entre los temas controversiales, el 63% manifestó aceptar el aborto en ciertas circunstancias y el grado de acuerdo con la enseñanza de sexo en la escuela abarcó al 92%.

El 88% sostuvo que el gobierno debe promover el uso del preservativo y el 86% acordó con la distribución gratuita de métodos anticonceptivos.

El 48% de los encuestados consideran que a los curas se les debería permitir formar familia y el 42%, que a las mujeres debería permitírseles el sacerdocio.

El secretario de Cultos de la Cancillería, Guillermo Oliveri, afirmó que el relevamiento "no es un censo (sino) una encuesta de rigor científico".

La metodología de la medición cuantitativa de carácter probabilístico fue a través de entrevistas domiciliarias a 2.403 personas, durante enero y febrero, con un 95% de confiabilidad y 2% de error.

El relevamiento "reafirma la condición creyente de los habitantes de Argentina", afirmó Mallimaci, ya que el 91% de los encuestados dijo creer en Dios, el 4% no y el 4% se manifestó en duda.

Respecto a la predisposición a la creencia, el 45% declaró apelar a la religión cuando sufre, el 14% en caso de necesidad de ayuda específica y el 12% al reflexionar sobre el sentido de la vida.

La región más católica resultó ser el NOA, en tanto el sur mostró preferencia por lo evangélico y el conglomerado urbano de la Capital y Gran Buenos Aires, el predominio fue de los indiferentes, cuya mayoría general se ubica en la franja de los 18 a los 29 años.

En el ranking de las imágenes, Jesucristo equipara a "creer en Dios"; en segundo término se ubica el Espíritu Santo, con un 84%; la virgen María con 80%; los ángeles con 78%; los santos con 76%; la "energía" mística con 64% y diversos curanderos con un 38%.

El 95% -mayor cantidad que los que creen en Dios-, realizan el ritual de bautismo a sus hijos, en tanto el 73% se casaron o se casarían en una iglesia o templo.

"Se verifica un complejo proceso de desinstitucionalización religiosa e individualización de las creencias", afirmó Mallimaci, ya que el principal ritual observado es el rezo en el propio hogar.

El 61% declara relacionarse con Dios por su propia cuenta y los adultos entre 45 y 64 años dicen expresarse vía la institución religiosa a la que pertenecen o ir a misa en forma regular. El 76% no concurre o lo hace poco a los lugares de culto.

La educación y el trabajo social son las acciones más valoradas de entre las que realizan las iglesias.

A la iglesia católica se le pide mayor compromiso con los pobres y la defensa de los derechos humanos.

La iglesia Católica está en la cúspide de la credibilidad institucional, con el 59%, en tanto en el último puesto aparecen los partidos políticos, con un 27%.

"Si tuvieran que aprobar el secundario, las instituciones se irían a marzo", afirmó Mallimaci, quien abogó por la inclusión de la pregunta sobre religión en el próximo censo "como ayuda para mejorar el diseño de las políticas públicas".