MAGIA Y TRADICION

Viernes 16 de Febrero del 2007

A駉 nuevo Chino

Este domingo se celebra el inicio del año 4705, esta vez bajo la influencia del Cerdo de Fuego portador de buena fortuna. El “China Town” porteño espera para este fin de semana la visita de 15.000 personas.

El domingo 18 comenzará el Año Nuevo chino 4705 bajo la influencia del Cerdo de Fuego, portador de buena fortuna: solidario, bondadoso y proveedor, se dice que tiene mucho para ofrecerle al hombre para poder afrontar la dura realidad con buena cara.

Es tal el cariño que en China se le tiene al cerdo, que el gobierno de este país acaba de editar una estampilla postal de homenaje: es una chancha (¡al fin algo del segundo sexo!), roja (color de la suerte), con una gorra verde (la esperanza) y cinco chanchitos (la abundancia), que vale 1,20 yuan (queda para los economistas evaluar su equivalencia en pesos).

Aquí, en la antípodas, el Año Nuevo chino no pasará desapercibido: el festejo central tendrá lugar desde el mediodía del domingo 18 en el "China Town" porteño -comprendido entre las calles Juramento, Arribeños, Monroe, Montañeses y Libertador- que cada fin de semana es visitado por alrededor de 15.000 personas.

En Año Nuevo esta cifra se quintuplica generosamente porque no hay quien no desee presenciar y capturar con su cámara los contorneos del león y el dragón, dispensadores de fortuna.

La leyenda cuenta que cuando Buda alcanzó la Iluminación, convocó a todos los animales, pero que sólo doce acudieron: Rata, Búfalo, Tigre, Conejo, Dragón, Serpiente, Caballo, Cabra, Mono, Gallo, Perro y Cerdo, cada cual a su turno, y que a cada uno les otorgó un año para que lo matizaran con su propia energía.

El Cerdo marca para los chinos el fin de un ciclo de doce años que recomenzará el 6 de febrero de 2008 con la Rata, que es el signo de la Argentina, lo que le augurará al país gran movilidad.

Cada doce años cada animal cambia de elemento (que determina su matiz) de modo que el Cerdo, ahora de Fuego, en 1995 fue de Madera, en 1983 de Agua, en 1971 de Metal y 1959 de Tierra.

La rueda de los elementos aplicada a cada animal dura 60 años, así que, para ubicar al último Cerdo de Fuego hay que ir a 1947, cuando -para tener algún indicio de lo que vendrá- la India se independizó de Inglaterra y Estados Unidos hizo el Plan Marshall.

El calendario chino es lunar: el año comienza con la segunda Luna Nueva posterior al 21 de diciembre (solsticio de Invierno en en norte), o lo que es igual, con la primera Luna Nueva de Acuario, lo que puede caer entre el 29 de enero y el 20 de febrero gregorianos; esta vez, será el domingo 18.

Se supone que todas las personas nacidas bajo un mismo animal tienen similar temperamento, defectos, virtudes y potencialidades; y que cada año recibe la energía del fauno que lo rige.

La tradición dice que personas nacidas bajo el Cerdo, el Mono y el Dragón suelen gozar de fortuna y buena suerte; y que en cambio, a los Cabra les toca bailar con la más fea.

Los chinos evitan tomar decisiones importantes -casarse, tener hijos, ampliar el negocio- cuando los animales no les son propicios; así, en 2003, año de la sufrida Cabra, el número de natalicios en China y Taiwan fue notoriamente inferior a la media; en cambio, en 2004, año del benéfico Mono, se duplicaron.

También es importante mensurar la cantidad de "lichun" (inicio de la primavera) que tiene el año, algo esencial para los chinos porque para ellos el año nuevo es la Fiesta de la Primavera.

Cuando el año comienza luego del 4 de febrero, se dice que es "viudo" o "ciego" y por tanto no es razonable casarse.

Por la falta de lichun, el del Gallo (2005) fue considerado adverso para la celebración de bodas, lo que llevó a apresurarlas durante el 2004 (Mono) o a postergarlas para el todavía actual año del Perro, que promete batir todos los records en la materia.

¿La razón? Aparte de ser el mejor amigo del hombre (bondadoso, fiel y digno), el año del Perro en curso tuvo dos "lichun": el 4 de febrero de 2006 y el 4 de febrero de 2007.

Sucede que dura 13 meses -lo que no pasaba desde 1944- porque entre el séptimo y el octavo mes se le intercaló uno suplementario: comenzó el 29 de enero de 2006, durará hasta el 17 de febrero de 2007 y al concluir habrá completado 385 días, fenómeno que sólo se dio doce veces en los últimos 2.300 años.

El Año del Cerdo será muy bueno para todo, excepto para casarse, porque el calendario ha previsto que nacerá "viudo", lo que para China, dada su súper población, tampoco es negativo.
        


Contacto | Proteccion de datos personales | rss

Copyright 2014 - Todos los derechos reservados.