MORIR EN VIVO EN TUCUMAN

Viernes 21 de Noviembre del 2008

“María, me despido”, dijo el "Malevo" Ferreyra y se suicidó de un disparo

Como si fuera una película, el ex comisario tomó la drástica decisión de gatillarse en la cabeza y antes le dijo adiós a su esposa. Estaba prófugo de la Justicia por una causa que investigaba el funcionamiento de un centro clandestino de detención. (Ver video).

El ex comisario Mario "Malevo" Ferreyra se quitó la vida este viernes delante las cámaras de televisión en Tucumán, cuando estaba por ser apresado por personal de Gendarmería nacional, acusado por delitos contra los derechos humanos durante la última dictadura.

Ferreyra tomó la drástica determinación en una plataforma ubicada en el jardín de su domicilio en la localidad tucumana de San Andrés, luego de haber dado una entrevista y declarado que era "inocente" en el marco del proceso que se desarrolla en su contra.

En un reportaje, el "Malevo" subrayó que no iba a aceptar que lo arrestaran y, tras despedirse de su mujer, se disparó en la cabeza ante el estupor de todos los que se encontraban en la vivienda.

"Hasta siempre, María", fueron las últimas palabras del ex comisario, sobre quien pesaba una orden de detención dictada por los magistrados federales Daniel Bejas y Alicia Noli, por delitos de lesa humanidad cometidos en 1976.

El episodio se produjo a las 17:00, luego de que Ferreira pasara la noche atrincherado en su casa, y advirtiera que la Justicia intentaba "involucrarlo en una causa, sin pruebas".

Inmediatamente después de efectuarse el disparo, el "Malevo", que tenía puesta una camisa negra y su sombrero distintivo, fue atendido en la torre por un médico de Gendarmería, quien constató que aún continuaba con vida.

El hecho causó una inmediata conmoción entre los que se encontraban en la casa, quienes reclamaron la llegada de una ambulancia para que lo trasladara a un centro de salud.

Luego de bajar el cuerpo de la plataforma, las autoridades llevaron de urgencia al ex comisario a un centro asistencial de la zona, pero llegó sin vida.

"No tengo nada que ver en el tema que se me acusa", afirmó el "Malevo" antes de dispararse, y señaló que la orden de detención en su contra tenía que ver con una "persecución".

A la vez, remarcó que iba a "defenderse solo", y confirmó que este jueves lo visitó un sacerdote en su casa, quien le dio "la absolución".

"Que vengan y que me repriman, no hay ningún inconveniente. Mi familia ya tiene instrucciones", desafió el ex comisario minutos antes del trágico final.

Pese a que sus familiares trataron de convencerlo para que bajara, el ex comisario no lo hizo y, a las 17.10, se descerrajó un tiro en la cabeza.

Ferreyra, quien se hizo conocido tras asumir como jefe de la Brigada de Investigaciones y liderar acuartelamientos policiales entre 1989 y 1990, se encontraba prófugo en la mega causa por el funcionamiento de un centro clandestino de detención en el ex Arsenal.

        


Contacto | Proteccion de datos personales | rss

Copyright 2014 - Todos los derechos reservados.