SIGUEN LOS FESTEJOS

Sábado 22 de Mayo del 2010

Una multitud disfrutó del Desfile Federal sobre el Paseo del Bicentenario

Unos 5.000 miembros de las tres Fuerzas Armada recorrieron la Avenida 9 de Julio entre Diagonal Norte y avenida Belgrano. También lo hicieron diferentes personas disfrazadas, que representaron a las provincias de nuestro país. (Ver videos)

Un imponente desfile militar por los festejos del Bicentenario se realizó en la avenida 9 de Julio, al que no asistió la presidenta Cristina Kirchner pero sí gran parte su Gabinete, gobernadores y la plana mayor de las Fuerzas Armadas, y fue presenciado por una multitud.

El último desfile militar de este calibre había sido en los festejos del 25 de mayo de 1999 en la Plaza de Mayo, bajo la presidencia de Carlos Menem, por lo que los 200 años de la Revolución de Mayo fueron la ocasión para retomar esta tradicional ceremonia de las fechas patrias.

A pesar del mal clima y la permanente amenaza de lluvia, una gran cantidad de público, mayoritariamente familias, se acercó al epicentro porteño con banderitas argentinas y escarapelas para seguir la marcha de las Fuerzas Armadas y de seguridad con sus mejores galas.

Luego del desfile militar, las provincias y los municipios mostraron todo el color de las distintas culturas del país, en un interminable tránsito de comparsas, carrozas, autos antiguos y grupos con los trajes autóctonos de cada región.

A raíz de la ausencia de la presidenta Kirchner, titular de las Fuerzas Armadas, fue el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien tuvo a su cargo la apertura del desfile de vehículos y formaciones militares sobre las diez cuadras en las que se extiende el Paseo del Bicentenario.

Si bien se había informado que sería la jefa de Estado quien presidiría la ceremonia, finalmente no estuvo en el palco oficial y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, atribuyó ese dato a un "error", puesto que sólo figura en la agenda de la mandataria "la apertura y el cierre" de las celebraciones.

Así, en el centro del palco oficial ubicado en Avenida de Mayo y 9 de Julio se sentaron Fernández y la ministra de Defensa, Nilda Garré, acompañados por el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y su esposa, Karina Rabolini, quienes siguieron atentamente el paso de cientos de hombres ante ellos y la multitud.

También estuvieron los ministros del Interior, Florencio Randazzo; de Trabajo, Carlos Tomada; de Justicia y Seguridad, Julio Alak; de Salud, Juan Manzur; de Producción, Débora Giorgi; los secretarios de Presidencia, Oscar Parrilli; de Comercio, Guillermo Moreno, y de Cultura, Jorge Coscia; y el gobernador mendocino, Celso Jaque.

"Me alegra ver que comprendieron; que es un acto de todos los argentinos, de los que piensan o no como nosotros. Yo me siento muy feliz por eso", señaló Fernández en alusión a las miles de personas que se acercaron a la zona del Obelisco para seguir los festejos.

A pesar de las nubes, la lluvia no llegó y permitió que desfilaran desde la avenida Belgrano hasta Diagonal Norte alrededor de 3.500 efectivos del Ejército, 800 de la Armada y 500 de la Fuerza Aérea, más los componentes de Gendarmería, Prefectura Naval y Policía Federal.

Luego de entonar el Himno Argentino, musicalizado por la orquesta del Ejército -que se encargo de llevar el ritmo durante el resto del evento-, la apertura estuvo a cargo de las delegaciones militares de países como Uruguay, Brasil, Venezuela, y Ecuador.

Si bien el espectáculo aéreo debió suspenderse por las malas condiciones climáticas, la Fuerza Aérea exhibió su componente terrestre, integrado por cadetes de la Escuela de Aviación Militar de Córdoba y miembros de las misiones de paz.

Entre los aplausos de los funcionarios y los civiles presentes, llegó el turno de la Armada con sus oficiales, cadetes y marineros: el dato histórico en este caso estuvo dado por la pasada del Tercio de Galicia, creado en 1806 con motivo de la primera invasión inglesa.

Luego, el Ejército apareció en escena con el estandarte del Colegio Militar de la Nación y los enviados de la Escuela de Suboficiales Sargento Cabral, y les siguieron el regimiento de Infantería Patricios, creado también en el marco de las invasiones inglesas, el Manuel Belgrano y el de Caballería.

Pero el estallido de aplausos más estruendoso y sostenido lo generaron los estandartes con banderas de la Guerra de Malvinas, acompañado por una pancarta gigante que llevó un grupo de ex combatientes.

Su pasada estuvo acompañada por la lectura de un documento en el que se ratificó el reclamo de "soberanía argentina sobre las Islas Malvinas", consignado como una "causa del pueblo", lo que elevó los decibeles de los aplausos.

Estas menciones al conflicto bélico de 1982 con Gran Bretaña, no fueron las únicas, ya que los efectivos de Gendarmería que desfilaron luego lo hicieron portando la bandera argentina que llevaron a las islas cuando estalló la guerra.

Por último, desfilaron la Prefectura Naval, la Policía Federal -que llevó a la Policía Montada y al Grupo GEOFF- y a la Agrupación Montada del Ejército.

        


Contacto | Proteccion de datos personales | rss

Copyright 2014 - Todos los derechos reservados.