El vicepresidente boliviano, Alvaro García Linera, anunció que el mandatario de su país, Evo Morales, y la presidenta electa chilena, Michelle Bachelet, abordarán "temas pendientes", entre ellos la salida al mar, en la reunión que mantendrán en Santiago el viernes próximo, informó hoy la prensa local.

 

Según García Linera, el encuentro entre Morales y Bachelet será una "primera aproximación en un proceso de largo aliento", para "tejer lazos de confianza, de mayor acercamiento y de espíritu de concertación para resolver los temas pendientes", informó el diario La Tercera de Santiago.

 


El vicepresidente señaló que en la reunión, Morales y Bachelet conversarán acerca de "integración energética, de transportes y el tema marítimo".

 


"Es parte de los pasos que tienen que ser objeto de diálogo, de comunicación en una perspectiva franca y sincera", agregó el vicepresidente. 

 

Morales llegará Chile un día antes de que Bachelet tome posesión de su cargo en una visita considerada histórica por la posibilidad de que las dos naciones avancen en la normalización de sus relaciones.

 


"Creo que la propia presencia del Presidente (Morales) en Santiago, su propio discurso, sus propias acciones están mostrando en los hechos el enriquecimiento de la estrategia boliviana hacia Chile", declaró García Linera.

 

De acuerdo a la versión del periódico santiaguino, Morales estaría dispuesto dialogar con la presidenta electa dos temas clave: la eventual venta de gas boliviano a Chile y reanudación de las relaciones diplomáticas, incluso como pasos previos a una futura negociación sobre la salida al mar para Bolivia.

 


Hasta ahora el gobierno boliviano condicionó el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Chile al inicio de las negociaciones por una salida soberana al Pacífico. 

 

Por el contrario, Chile reclamó como paso previo a esa negociación histórica por el mar la recomposición de relaciones entre ambos países vecinos. 

 

 "Lo que se ha hecho hasta ahora, si bien no estuvo mal, tampoco estuvo tan bien, porque si no, ya tendríamos salida al Pacífico", admitió García Linera en alusión a los nulos resultados obtenidos por Bolivia en el pasado para recuperar el acceso al mar que perdió en la Guerra del Pacífico (1879-1883).

 


El conflicto por la salida al mar para Bolivia mantiene interrumpidas las relaciones diplomáticas entre las dos naciones desde 1978, aunque durante el gobierno del presidente saliente chileno Ricardo Lagos hubo un crecimiento del intercambio comercial.

 

 
De todos modos, García Linera relativizó la posibilidad de una rápida resolución del reclamo marítimo boliviano.

 

Quisiéramos, pero nadie lo puede asegurar. Es algo de a dos, hay que ser cautos, pero nos vamos a esforzar para mejorar los procesos de integración regional y, como parte de ello, de resolución pacífica de las diferencias que arrastramos desde hace más de un siglo", comentó.

 


Ayer, Lagos reconoció que su gobierno no logró progresar en su relación con Bolivia al trazar un balance de su política exterior regional. 

 

 "Si me preguntan cuál es el debe más importante en política exterior, yo diría que no avanzamos lo suficiente con Bolivia. En mi descargo, diría que traté con seis presidentes en seis años", dijo Lagos en una entrevista publicada por La Tercera.

 

El mandatario afirmó que "el tema regional siempre ha sido de primera prioridad para mí", pero admitió que hay "una relación vecinal compleja producto de la historia". 

 

 "No es baladí que Chile haya ocupado Lima durante cuatro años. Tampoco lo es el tema del mar con Bolivia", añadió, en alusión a los acontecimientos de la Guerra del Pacífico. 

 

 Por otro lado, la derechista Unión Demócrata Independiente (UDI) criticó el acto que diversas organizaciones políticas y sociales de izquierda realizarán el viernes próximo para homenajear al presidente Morales.

 


"Nosotros no vamos a aceptar ningún tipo de intromisión, y vamos a responder con energía frente a cualquier comentario político y de nuestras relaciones bilaterales, sea del presidente (venezolano Hugo) Chávez, del presidente (de Bolivia) Evo Morales o de cualquier otra autoridad que asista a este cambio de mando", declaró el diputado de UDI Iván Moreira.

 


El congresista destacó que "la única ceremonia que debe concentrar a los chilenos ese día, es el cambio de mando y las nuevas autoridades, junto a la asunción de las autoridades del Congreso Nacional", según citó el diario La Nación de Santiago.