El fiscal que investiga el incidente en el que la mujer del baterista de grupo Callejeros sufrió graves quemaduras admitió que la acusación contra el músico "se podría caer", por lo que recuperaría la libertad la semana próxima.

Noticias relacionadas



El instructor de la causa, Martín Nikilson, sostuvo que la declaración del músico, en la que explicó el hecho en el que también recibió heridas en sus brazos como "un accidente", fue "convicente" y consideró que no hay elementos por el momento que sostengan la hipótesis de la tentativa de homicidio.

El testimonio de un médico del hospital Santojanni podría ser clave para desvincular al baterista de Callejeros, Eduardo Vázquez, de la causa por tentativa de homicidio contra su esposa, que permanece internada en estado delicado por haber recibido graves quemaduras.

Wanda Taddei, la esposa de Vázquez, habría balbuceado las palabras "pucho y alcohol", pero nunca que su esposo intentó matarla, según el testimonio de un médico del Santojanni.

De igual manera, se descarta también el sumario policial que señalaba que una médica había escuchado de parte de la mujer el relato del ataque, al ser desmentido por la propia profesional.

Niklison informó, en el mismo sentido, que se va a abrir una investigación sobre el agente policial que asentó el testimonio de la médica con una frase incriminatoria atribuida a Taddei: "Mi marido me quiso matar".

También admitió que aún no se encontró la botella de alcohol con la cual se habría roceado la pareja en forma accidental.

"Tenemos que se quemaron los dos. Ella se quemó más que él. El da una versión y no aparece desmentida. La versión de él es la única. Lo poco que otro médico escuchó decir no lo contradice", expresó el instructor, en declaraciones a Radio Mitre.

A pesar de reconocer que por el momento "no hay ningún otro elemento que pueda incriminar a Vázquez", el fiscal advirtió que resta escuchar el testimonio de la propia Taddei, circunstancia que depende de su eventual recuperación del grave cuadro por el que atraviesa.

En tanto, en declaraciones periodísticas, el abogado de Vázquez, Martín Gutiérrez, también aseguró que no hay elementos firmes que sustenten la acusación de "tentativa de homicidio" contra el músico, al tiempo que atribuyó el primer rumbo que tomó el caso a "un manejo imprudente policial en el inicio de esta investigación".

Gutiérrez subrayó que "no hay ninguna prueba directa que indique que exista la intencionalidad o que los hechos sean de un carácter típico penal".

El próximo lunes el Cuerpo Médico Forense intentará determinar cómo ocurrieron los hechos que tienen como imputado a Vázquez por las graves quemaduras que sufrió su mujer.

Los profesionales del Cuerpo Médico examinarán a Vázquez, quien tiene heridas en ambos brazos, y a partir de allí intentarán determinar la mecánica del hecho.

Luego le entregarán a la jueza Fabiana Palmaghini un informe con las conclusiones de dicha pericia.

Vázquez, al declarar este viernes durante dos horas ante la jueza, aseguró que el desgraciado hecho, ocurrido el miércoles pasado en la casa que compartía con su esposa en el barrio de Mataderos, se inició cuando él se prendió fuego en forma accidental y la mujer intentó auxiliarlo.

Sin embargo, el baterista reconoció que todo se desencadenó en medio de una discusión que mantuvo con su esposa, Wanda Taddei.

Vázquez le dijo a la jueza que su mujer se quemó en un intento desesperado por ayudarlo a él, quien también manchado con alcohol, se había prendido fuego cuando intentó encender un cigarrillo.