Representantes religiosos y laicos de la Conferencia Episcopal Argentina volvieron a expresar su rechazo al proyecto de matrimonio gay, que está comenzando a ser debatido en el Senado, y expresaron que el tema "está muy lejos” del interés primario de la población, ya que –según sondeos propios- "el 80 por ciento de los argentinos" está en contra de la iniciativa.

Así lo expresaron integrantes de la Iglesia en una reunión con la prensa en la sede de la Universidad Católica Argentina, de la que participaron el obispo encargado del seguimiento de los temas legislativos, monseñor Antonio Martino; el sacerdote Ruben Revello, especialista en temas de bioética; y los laicos Nicolas Laferriere, Guillermo Cartasso y Luis Velasco.

"No hay un rechazo de la Iglesia a las personas homosexuales, pero apelamos al bien común, a defender la sensatez y el sentido común”, dijo Marino en su exposición ante la prensa, y consideró que la Iglesia en este tema "no juega en contra de nadie, sino a favor de la dignidad del ser humano”.

Cartasso, por su parte, dijo que la iniciativa de matrimonio gay, que ya cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados, está "muy lejos del interés primario de la población” y que estadísticas propias indican que "alrededor del 80 por ciento de la población” está en contra del proyecto.

No obstante, dijo que, en caso de que el proyecto avance en el Senado, para la Iglesia, "el mal menor sería la unión civil absolutamente restringida con dos elementos básicos: la no adopción y la posibilidad de la objeción de conciencias”.

Martino explicó también que "van a hablar con todos los senadores que podamos” para expresarles la postura de la Iglesia y que hay algunos legisladores más que otros "sensibles a escuchar nuestra opinión”.

Finalmente, los integrantes del equipo advirtieron también que el tema no formó parte de las plataformas de ningún partido durante la última campaña electoral, y consideraron que si logra aprobarse esta ley, "después vendrá la despenalización del aborto”, tema que ya cuenta con estado parlamentario, según recordaron.