El presidente de Estados Unidos elevó una propuesta para reducir el gigantesco déficit fiscal, en la actualidad de 14,3 billones de dólares, en 4 billones en los próximos 12 años.

Noticias relacionadas



Obama, que realizó el anuncio en la Universidad George Washington de la capital estadounidense, aseguró que su propuesta "pone todo tipo de gasto sobre la mesa pero protege a la clase media", a los "jubilados" y a las "inversiones en el futuro".

El mandatario propuso reducir el aumento del gasto en el plan médico para jubilados (Medicare) y una reestructuración del sistema impositivo para eliminar muchas de las exenciones que benefician a individuos y empresas, así como poner fin a los recortes impuestos en la administración Goerge W. Bush que benefician al sector de mayores ingresos.

"Perdimos el rumbo", dijo Obama y agregó: "Debemos vivir dentro de nuestras posibilidades, debemos reducir el déficit y regresar a un camino que nos permita pagar nuestra deuda".

Sostuvo además que la salud fiscal será el tema central de la elección presidencial de 2012.

Asimismo expresó sus diferencias con un plan republicano que reduce el gasto en 5,8 billones de dólares durante el próximo decenio y que, según la Casa Blanca, perjudica a la clase media, los jubilados y los pobres.

Obama explicó que "es una propuesta que logra cerca de dos billones de dólares en recortes presupuestarios. Recortará los intereses del pago de nuestra deuda en un billón de dólares y pide una reforma fiscal para eliminar otro billón en gastos del Código Fiscal".

La propuesta exigirá que para la segunda mitad de la década la deuda del país, en la actualidad de 14,3 billones de dólares, se reduzca en cuanto a porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB).

Para concretarlo se establecerá un mecanismo que pondrá en marcha recortes del gasto automáticos si, para 2014, la proporción proyectada de deuda-PIB no se ha estabilizado y apunta a un declive para el final de la década.

Según el plan anunciado hoy, esos recortes no se aplicarían en ningún caso a los programas de sanidad pública, a la Seguridad Social o a las ayudas a los más desfavorecidos.