Lady Gaga sigue siendo una de las más populares del mundo de la música actual. La rebelde pop lanzó al mercado su nuevo disco "Born this way" y las críticas no se hicieron esperar. El tema que da nombre al álbum es un plagio de “Express yourself” de Madonna y hasta hay que avisarle a la Ambición Rubia que llame a sus abogados para iniciar la demanda correspondiente.

"Born...", suena igual a "Express..." si se superponen las melodías y esto reafirma la admiración de la sensación del momento por Mamá Madonna. En cuanto al resto de las canciones del reciente trabajo de Stefani Joanne Angelina Germanotta, más conocida como Lady Gaga, son 100% pop y comercialmente pegadizos. Algunos afirman que es muy convencional y le falta algo de “locura” a las letras. Aunque se sabe que la parte alocada se la da la artista con su imagen.

En "Marry the night", Lady G hace referencia al mundo LGBT, que tanto la sigue a sol y sombra como a la Gran Diva del Pop. De estilo Moroder y Flashdance, se trata de una canción con letra de autoayuda: "No voy a rendirme", "No voy a llorar más", con guiños góticos.

Noticias relacionadas

En "Government hooker" se anima a usar bases maquinales de estilo Nine Inch Nails y con un estribillo polémico: "Eres mi puta, puta del Gobierno".

Por su parte, "Judas" es el sencillo anticipo del disco. Melodía pegadiza, mucha sangre y símbolos religiosos para el videoclip que repite la estética de sus anteriores. "Sólo soy una idiota sagrada, oh baby, él es tan cruel / Pero aún así estoy enamorada de Judas, baby", reza. Muy ABBA en su melodía. Bjorn Ulvaeus y Benny Andersson, tendrían que estar al tanto de ello.

En cuanto al resto, “Americano" parece un remix de “Alejandro”; "Hair" es una balada seudosentimental; "Scheibe" también tiene un recitado en su intro como varias de sus canciones y algo que ya fue utilizado por un sin fin de artistas, entre ellos Madonna, obviamente.

"No lloraré por ti / No crucificaré las cosas que hiciste / Cuando desaparezcas, aún seré la sangrienta María", reza en "Bloody Mary". Algo que seguramente pondrá los pelos de punta del Vaticano y que inevitablemente lleva a pensar otra vez más en su admirada ex Chica Material. Sólo recuerden los problemitas que tuvo la Reina Pop con su hit “Como una Plegaria”.

Más inspiración en canciones de Madonna en sus temas como "Black Jesus Amen Fashion" y "Fashion of his love", con más reminiscencias de ABBA, salvando las diferencias. Similitudes con Kylie Minogue en "Electric chair" y con Pink en "The Queen".

Algo de rock para "Bad kids" y "Heavy metal lover". Más de su pop en "The edge of glory" y "Highway Unicorn (Road to love)". Así, el disco llega a su fin. Mucho dance, nada nuevo bajo el sol y ventas aseguradas. Claro está, bueno para la hora de bailar.

Por Claudia Seta