La madre de Solange Grabenheimer, la joven asesinada en el 2007, hecho por el que es juzgada su amiga, Lucila Frend, sospecha que la acusada cometió el ataque "por envidia, por celos o porque quería algún tipo de relación diferente" y su hija "no la correspondió".

"La principal hipótesis es algún tipo de celos o envidia con respecto a Sol. Celos, ya sea por problemas con el ex novio de Lucila o porque estaba obsesionada con Sol y quería algún tipo de relación diferente y Sol no", expresó la madre de la víctima, Patricia Lamblot.

"A lo mejor Solange no correspondía a las expectativas de Lucila, eso puede haber sido y surge de lo que dicen las psicólogas de Gendarmería" Nacional, agregó la mujer en la puerta de los tribunales de San Isidro.

Lamblot se refirió además a la importancia de las declaraciones que brindarán en la jornada de hoy los peritos de parte contratados por la querella y dijo que si bien existen diferencias en opiniones respecto a los horarios de la muerte de su hija hay diversas pruebas que apoyan que el crimen fue a la madrugada.

"No es sólo el horario en el que dicen los médicos que falleció Sol, hay otros elementos que prueban que a las 2 de la mañana Sol ya estaba muerta", expresó la mujer, al hacer referencia que a esa hora la acusada se encontraba en el domicilio que ambas amigas compartían en la localidad de Florida.

Lamblot dijo que su hija y Lucila antes de vivir juntas tenían una "relación perfecta, eran súper amigas y compañeras", aunque ese vínculo comenzó a deteriorarse con la convivencia porque "Lucila invadía a Sol, le usaba todas las cosas y era muy desordenada".

Al ser consultada sobre la personalidad de la acusada, la madre de Sol expresó: "Es de perfil bajo, totalmente tranquila, introvertida, que es unos de los rasgos, según me explicaron los expertos, de una persona con características de psicópata".

Lamblot dijo que la declaración que hizo la acusada ayer ante el tribunal "era lo esperado" y descartó la hipótesis de Lucila sobre el crimen cometido por una tercera persona, tal vez un albañil, que pudo haber accedido a la casa por el balcón de la habitación de Sol.


NUEVAS DECLARACIONES

Los expertos forenses contratados por la familia de Solange Grabenheimer para investigar su crimen y los dos jóvenes que hallaron el cadáver junto a la única imputada, Lucila Frend, declararán este martes en la segunda jornada del juicio oral por el caso.

Se trata del médico legista Luis Kvitko y el criminalista Raúl Torre, quienes elaboraron un informe criminalístico en el que concluyeron que el asesinato se cometió cuando Frend estaba en el PH que compartía con la víctima en la localidad bonaerense de Vicente López.

En tanto, también declararán como testigos la prima de la víctima, Valeria Kohan, y el novio de Solange, Santiago Abramovich, quienes convocados por Lucila Frend entraron con ella al departamento y hallaron el cadáver.