Según se informó, familiares y amigos de las víctimas de la AMIA, junto a las instituciones de la comunidad judía y autoridades, se darán cita para volver a reclamar Justicia.

Noticias relacionadas



Mientras, la agrupación Memoria Activa realizará su homenaje el domingo próximo, a las 17.30, en Pasteur 633, pese a que habitualmente hacía sus convocatorias en la Plaza Lavalle, frente al Palacio de Tribunales.

En ese acto estarán el periodista Alfredo Zaiat, la rabina de Bet El Silvina Chemen y la representante de Memoria Activa Diana Wassner.

Según dijo Adriana Reisfeld, también integrante de Memoria Activa, la agrupación aún espera que se resuelva en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el proceso de "solución amistosa" con la Argentina por la falta de Justicia.

Ante la falta de avances, dijeron, Memoria Activa podría recurrir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que el Estado argentino sea sancionado.

En tanto, como todos los años, el acto central comenzará el lunes a las 9:53 en la sede de Pasteur 633, hora y lugar donde estalló la bomba que provocó la tragedia.

Allí hablarán el presidente de AMIA, Guillermo Borger; un miembro de la agrupación de Familiares y Amigos de las Víctimas y el juez federal Daniel Rafecas, reconocido por su importante compromiso en la lucha contra la discriminación y el antisemitismo en la Argentina.

Además, desde el Gobierno confirmaron la presencia de la jefa de Estado en el acto e incluso por Twitter el canciller Héctor Timerman ratificó su compromiso de estar allí. Esta sería la tercera vez que la Presidenta asiste al acto en su mandato; el año pasado no pudo hacerlo dado que estaba en China, pero su esposo y ex presidente Néstor Kirchner, fallecido en octubre pasado, había ido en su representación.

Durante su paso por el Congreso, Cristina Fernández integró la comisión bicameral que analizó la investigación por el atentado y tuvo durísimos cuestionamientos a la entonces investigación del juez Juan José Galeano.

Galeano terminó destituido por el Consejo de la Magistratura y ahora espera juicio oral por las irregularidades cometidas a lo largo del expediente.

Junto a él están acusados, entre otros, el ex titular de la SIDE Hugo Anzorreguy, el ex jefe de la DAIA Rubén Beraja y los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia.

Además está procesado Carlos Telleldín, el primer detenido en la causa por haber tenido vinculación con la camioneta, quien reconoció haber cobrado -junto a su esposa Ana Boragni y su abogado Víctor Stinfale, también procesados- unos 400 mil dólares por parte de la SIDE.

Ese pago fue para que Telleldín prestara una declaración en el expediente, a dos años de la masacre, donde acusó a policías bonaerenses que más tarde terminaron absueltos.

Telleldín también fue absuelto en el juicio oral que finalizó en 2004, pero -tras las apelaciones de la AMIA y la DAIA- el caso llegó a la Corte Suprema de Justicia, que revocó el estado de inocencia para el ex reducidor de autos.

Ahora, la fiscalía de Alberto Nisman impulsa la detención de Telleldín y que sea llevado nuevamente al banquillo de los acusados.

Mientras tanto, la Argentina ha pedido la captura de un grupo de diplomáticos y funcionaros iraníes a los que se acusa de haber sido quienes decidieron, dispusieron y organizaron la masacre del 18 de julio de 1994.

Irán se negó sistemáticamente a admitir esas acusaciones y ha cuestionado severamente la causa; en ese marco, uno de los prófugos, el ministro de Defensa de Irán, Ahmad Vahidi, participó recientemente de un acto oficial en Bolivia pero no pudo ser detenido por su inmunidad diplomática.