La presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró hoy que la producción automotriz de la Argentina está registrando records históricos, al tiempo que

Noticias relacionadas


destacó el protagonismo de los trabajadores en la vida económica y política del país.



"Se están batiendo récords en la industria automotriz, con 79.826 vehículos patentados en agosto pasado respecto al mismo mes del año pasado", dijo la Presidenta al cerrar el acto por el aniversario de los 60 años de Mercedes Benz en el país.


La mandataria tuvo especiales palabras de elogio y cariño para el sector trabajador de la empresa y del país, al afirmar, entre otros conceptos, que desde 2003 "los obreros volvieron a protagonizar junto a la empresa y la producción la vida política, económica y social del país".


En el acto, celebrado en la planta que la compañía alemana posee en Virrey del Pino, partido de La Matanza, se encontraban presentes el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli; la ministra de Industria, Débora Giorgi; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza.


Cristina fue precedida en el uso de la palabra por el titular de Mercedes Benz Argentina, Roland Zey, quien subrayó que la cantidad de vehículos patentados en agosto constituyen el cuarto registro histórico del país.


"Esto habla del empuje, la producción y el trabajo argentino", dijo la Presidenta, quien se pronunció, además, por incrementar la fabricación de autopartes argentinas, objetivo que extendió también a otros bienes industriales como los informáticos y a la innovación tecnológica y educativa del país.


En este sentido, enfatizó en tres ocasiones la necesidad de "articular entre empresarios, productores, comerciantes, científicos y estudiantes" con este objetivo de desarrollo nacional, y subrayó: "mi corazón está para siempre junto a los obreros y siempre va a estar allí, porque son los que más necesitan de la mano tendida".


Tras recordar los logros industriales del Estado argentino en la década de 1950 con la fabricación de la moto Puma, el tractor Pampa, el utilitario Rastrojero y los primeros aviones a propulsión de fabricación local, la Presidenta pidió memoria y unidad a todos los argentinos.


"Tengamos memoria para no equivocarnos, todos juntos los argentinos para seguir perdurando en este esfuerzo" de crecimiento e integración nacional "y con los países americanos, para que el siglo XXI nos encuentre unidos".


La presidenta de la Nación también hizo votos por la recuperación de todas las economías del mundo, ya que "sabemos es eso hace falta y es muy bueno para todos".
En otro momento de su alocución, Cristina Fernández de Kirchner apuntó que el capital financiero también es necesario para "financiar la producción, abrir fábricas, dar créditos a los obreros, a los empresarios, y no para pensar que puede ser una gallina que empolla dinero".


"El dinero se origina en la interacción virtuosa de la producción, la innovación y el avance tecnológico y de la educación", afirmó la Presidenta.


Al respecto, recordó que "por esta razón estamos invirtiendo como nunca se ha hecho en Argentina" en ciencia y educación, al destinar hoy el 6% del PBI en estos sectores frente al 2% que se les dedicaba en 2002.


La presidenta también puso de relieve la importancia del programa "Conectar Igualdad" por el que se entregan netbooks para todos los escolares, y relacionó el impulso de este tipo de programas a la baja del analfabetismo revelado por el último censo nacional.


"Hoy, Argentina tiene 1,9% de analfabetos, el nivel más bajo de América latina y que nos coloca en una posición muy importante no sólo en la región sino en todo el mundo", dijo.
Hacia el final de su discurso, se comprometió a seguir trabajando para incrementar el trabajo para los jóvenes, así como la necesidad de mejorar su calificación técnica, y envió un mensaje para "mi gran amigo y gran compañero Alberto Balestrini", el ex titular del PJ bonaerense que se recupera lentamente de un accidente cerebro-vascular.

“CUANDO NESTOR ASUMIO LA PRESIDENCIA NO HABIA AGUA POTABLE”

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó que “en La Matanza no había agua potable ni cloacas cuando Néstor asumió la presidencia” y destacó los cambios que se realizaron a través de obras que beneficiaron a los habitantes de ese partido.

“Cuatrocientos mil habitantes tienen agua potable. Medio millón de personas tienen cloacas. Todavía falta mucho por hacer y, por eso, es preciso continuar trabajando y profundizar el modelo.

Pero la emoción no fue abrir la canilla y observar agua potable sino recibir tanto afecto y cariño”, dijo la presidenta.

La presidenta inauguró este martes en el partido bonaerense de La Matanza una red de agua potable que beneficiará a unos 25 mil vecinos y luego se trasladó hasta la planta de la empresa automotriz alemana Mercedes Benz para encabezar la celebración del 60º aniversario de su instalación en la Argentina.

En ese sentido, la Presidenta señaló que en La Matanza hay 400 mil habitantes con agua potable y cuatro millones setecientas mil personas en todo el país.

Remarcó además que en ese partido bonaerense medio millón de personas tienen cloacas y en todo el país tres millones trescientos.

“Es el 66 por ciento de la expansión total de lo que hemos crecido desde el censo 2001 hasta ahora, y en cloacas es el 58 por ciento”, indicó.

Agregó que “los que más sufren son quienes reconocen las obras realizadas”.

“Falta todavía. Llegar con agua potable, con las cloacas.

Todas las cosas que faltan todavía y por las que tenemos que seguir trabajando y profundizando el modelo”, resaltó.

Cristina arribó en helicóptero a la sede del Sindicato de Empleados Municipales de La Matanza pasadas las 17 y se trasladó en una camioneta oficial hasta dos viviendas beneficiadas por la obra ubicada en la localidad de Virrey del Pino, donde llegó acompañada por el intendente local Fernando Espinoza.

Al bajar en la puerta de la vivienda ubicada Curumalal al 7700, la mandataria aprovechó la ocasión para saludar a los militantes y vecinos presentes agolpados en las vallas, sacarse fotografías y finalmente ingresar a la vivienda donde conversó largamente con su propietaria y dejó luego inaugurada formalmente la red de agua al abrir uno de los grifos de la casa.

La obra se trata de siete módulos de la red de agua potable, que amplía el servicio a otros 25 mil vecinos de los Barrios El Sol, La Elvira y San Pedro, y se enmarca en el “Plan Integral Agua + Trabajo” puesto en marcha en 2005.

Esta iniciativa ya brindó este servicio esencial a más de 400 mil vecinos de La Matanza, el municipio más extenso y más poblado del conurbano, con una superficie de 325,71 kilómetros cuadrados, y 1.775.816 habitantes.

Las redes demandaron la instalación de más de 33.000 metros de cañerías y más de 3.775 conexiones domiciliarias, que serán abastecidas por el acueducto Los Cedros-Virrey del Pino, que atraviesa el partido de este a oeste, y cuya construcción fue financiada por el gobierno nacional a través de un aporte de 100 millones de pesos.