Italia, tercera economía de la Eurozona, siguió hundiéndose en la recesión en el primer trimestre de 2012, con una contracción de su Producto Interno Bruto (PIB) de 0,8% con respecto al trimestre anterior, informó el martes el instituto de estadísticas Istat.

La economía italiana, paralizada por la crisis de la deuda y por sucesivos programas de ajuste para tranquilizar a los mercados, entró oficialmente en recesión a principios de año tras la contracción de su PIB durante dos trimestres consecutivos (-0,7% en el cuarto trimestre de 2011 y -0,2% en el tercero).

La caída del PIB en el primer trimestre de 2012 fue de 1,3% en comparación con el mismo periodo de 2011.

El Istat no desglosa los componentes del PIB, pero pero según datos comunicados anteriormente, el sector industrial, pilar de la economía italiana, tuvo una contracción de 2,1% en el primer trimestre respecto al ejercicio precedente.

El consumo doméstico registró en cambio un inesperado avance en enero y febrero, pese a un índice de desempleo récord, de 9,8% en marzo.

El gobierno del tecnócrata Mario Monti, que asumió a mediados de noviemnre para tratar de enderezar la economía del país, revisó en abril a la baja sus proyecciones y prevé actualmente una contracción del PIB de 1,2% en 2012 y un ligero repunte en 2013, con un crecimiento de 0,5%.