Los bancos portugueses necesitan este año 6.000 millones de euros (7.800 millones de dólares) de ayuda estatal para aumentar su capital, de acuerdo a estimaciones de la agencia de calificación crediticia Fitch.

Fitch consideró que los bancos necesitarán recurrir a la recapitalización estatal y que el estatal Caixa Geral de Depósitos está expuesto todavía a un "riesgo presupuestario", según despacho de la agencia Xinhua.

En esta línea se orienta el informe de Estabilidad Financiera divulgado por el Banco de Portugal, que asume que cuatro de los mayores bancos del país necesitarán apoyo público para reforzar sus capitales propios y cumplir con las metas de la Autoridad Europea de Bancos y de la troika.

La citada troika está conformada por el Fondo Monetario Internacional, El Banco Central Europeo y la Comisión Europea.