La presidenta Cristina Fernández ratificó la postura argentina de que la destitución de Fernando Lugo en la presidencia de Paraguay fue "una ruptura del orden democrático", porque se llevó a cabo un "juicio político que duró dos horas y, además, no tuvo la posibilidad de defensa".

Noticias relacionadas



Fernández de Kirchner hizo estas declaraciones al inaugurar la 43° Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y Estados asociados, en el Hotel Intercontinental de Guaymallén, situado en las afueras de esta ciudad.

La primer mandataria remarcó que "en el mundo occidental están todas las garantías de defensa", por lo cual cuestionó la manera en que se dio forma el desplazamiento de Lugo, ocurrido el viernes pasado en el Congreso paraguayo.

Cristina confirmó que la Argentina "no propiciará ni aceptará" sanciones económicas contra Paraguay por la destitución de Lugo, ya que éstas "nunca la pagan los gobiernos sino los pueblos".

"La posición de la Argentina es no tomar ningún tipo de sanción de carácter económico que perjudique al pueblo paraguayo. No creemos en las sanciones económicas porque nunca las pagan los gobiernos sino los pueblos", indicó la mandataria en la apertura de la cumbre de presidentes del Mercosur en Mendoza.