El plantel futbolístico de San Lorenzo de Almagro retomó hoy los entrenamientos con vistas a una nueva temporada, con un trabajo a puertas cerradas y cuatro referentes.

Ya no están en el club Carlos Bueno, Bernardo Romeo o Jonathan Bottinelli, pero sí quedan Pablo Migliore, Néstor Ortigoza, Juan Manuel Salgueiro y Leandro Romagnoli.

Mientras tanto, suenan fuerte las probables incorporaciones de Gonzalo Rodríguez y Marcos Angeleri, quienes se acercan de la mano de un Marcelo Tinelli que se va involucrando en la vida institucional.

A puertas cerradas, aun no se escucha la voz del multifacético entrenador, Ricardo Caruso Lombardi, interesado en contratar jugadores con experiencia en el ascenso, para continuar levantando el promedio.

San Lorenzo parte, con Independiente y Newell´s Old Boys, en zona de descenso directo si no se tienen en cuenta a los equipos que regresan a la categoría, River y Quilmes.

A disposición del director técnico están Walter Kannemann (acordó su vínculo por tres temporadas), Nereo Champagne, Ezequiel Mastrolía, Fernando Meza, Nicolás Bianchi Arce, José Luis Palomino, Damián Martínez, Adrián Martínez, Enzo Kalinski, Julio Buffarini, Gonzalo Bazán, Emiliano Tellechea, Gonzalo Ramírez y Nahuel Benítez.

También hubo juveniles pero que no contaban con participación en la Primera y se suma Nicolás Bertocchi, un ex Aldosivi, cuyo juego es de la preferencia de Caruso.

Además, retornaron a la institución Fabián Bordagaray (estuvo en Argentinos Juniors) y Giancarlo Carmona (jugó en Alianza Lima) porque siguen perteneciendo al elenco "azulgrana".

Mientras tanto, el defensor Jonathan Ferrari seguirá en All Boys, en tanto que un ex jugador de esa misma entidad que estuvo en San Lorenzo la última temporada, Emanuel Gigliotti, no continuará en el club de Boedo.