La medida abarca a una quincena de las 40 salas de bingo y casino provinciales a las que se les vence la licencia hasta finesde 2015, es decir, que en esos casos se extenderán los permisosdesde el momento en que se firme el decreto por 15 años más.

Noticias relacionadas



De esta forma, Scioli alargará las concesiones a través de un decreto, como viene ocurriendo desde 2006, cuando lo hizo por primera vez el entonces gobernador provincial, Felipe Solá.

Esta decisión se enmarca en las medidas que el titular del Ejecutivo bonaerense adoptó con el objetivo de contrarrestar las consecuencias de la crisis financiera que atraviesa la provincia.

Según señalaron las fuentes consultadas, estas prórrogas le significarían a la administración de Scioli unos 1.500 millones de pesos y aliviarían la difícil situación que atraviesa la provincia y que obligó a desdoblar el pago de salarios al sector público.

Esa suma se conformará con el adelanto del canon que pagan los bingos, por unos 1.100 millones, y un canon extraordinario, que alcanzaría los 400 millones, señalaron las fuentes consultadas.

La movida del gobernador bonaerense podría ser resistida por el vicegobernador provincial, Gabriel Mariotto, que ya anticipó que no está de acuerdo con la decisión de extender las licencias por decreto, pero las fuentes cercanas a Scioli confían en que no habrá inconvenientes con su aplicación.

Según Mariotto, la forma correcta de hacer ese trámite es con una licitación y posterior aprobación de la Legislatura. El sector del kirchnerismo que lidera el vicegobernador podría dar batalla contra el decreto desde el Senado provincial.

No será la primera vez que Scioli recurra a un decreto para renovar licencias de bingos, ya que lo hizo con 10 salas de juego en su primer mandato, luego del antecedente de Solá en 2006.

A principio de este año, el gobernador ya había intentado prorrogar por decreto las licencias y funcionarios del Instituto de Loterías y Casinos de la Provincia se habían reunido con empresarios del juego.

Sin embargo, los encuentros quedaron truncos cuando, en medio de la polémica por el caso Ciccone, el vicepresidente Amado Boudou acusó a la empresa Boldt (que opera casinos de la provincia) de instigar las denuncias en su contra y de estar vinculada a Scioli.

A esta altura del año, con problemas para pagar los aguinaldos,los funcionarios de Lotería y Casinos reactivaron las negociaciones días atrás, en renovadas reuniónes con operadores del juego como la empresa Codere, que negoció la renovación de varias de sus salas.