Gestiona, como director del fondo NML - Elliott Capital Management, un capital superior a 15.000 millones de dólares. Y este fondo, a su vez, es propietario de NML Capital, la empresa que ha conseguido confiscar la fragata en Ghana.

Singer se especializa en comprar deuda de países como en problemas económicos cuando su valor se encuentra por los suelos para después reclamar un precio mucho más elevado. Opera en Wall Street, es asesor del candidato republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, y uno de los principales contribuyentes a las campañas electorales de este partido. Además, influido por su hijo, quien se casó en 2010 con otro hombre, ha donado más de 12 millones de dólares para las campañas a favor del matrimonio homosexual.

Cuando la presidenta Cristina Kirchner viaja a Estados Unidos, Singer ya ha pagado con antelación a jóvenes que reparten folletos contra la política del Gobierno. Cuando se supo que Singer había conseguido confiscar la Fragata en Ghana, la Cancillería argentina emitió un comunicado donde informaba sobre el millonario y su fondo de inversión: "El fondo buitre NML tiene su sede en las islas Caimán, una guarida fiscal que, vale recordar, es una colonia de Gran Bretaña, desde la cual operan quienes no se someten a las leyes de ninguna jurisdicción y han sido denunciados tanto por el G-20 como las Naciones Unidas. El Grupo NML pertenece al especulador internacional Paul Singer y es el principal financista del lobby que opera en la justicia y el Congreso de Estados Unidos con el nombre ATFA (Grupo de Tareas Argentina, por sus siglas en inglés) para perjudicar a nuestro país".

El comunicado del Gobierno recordaba que entre las acciones del fondo que preside Paul Singer se encuentra la de "colocar una rata gigante en la puerta de la Embajada argentina en Washington" mientras se celebraba un aniversario de la independencia argentina. Singer no escatima gastos en acciones legales. Y más de una vez logró torcer los planes logísticos del Gobierno.