“¿Cuál es su posición frente al tratado con Irán que se va votar en el Senado?”- pregunto Clara Mariño al Senador Luis Juez.

Noticias relacionadas



“Decididamente vamos a votar en contra – respondió el cordobés Juez- No es por una cuestión caprichosa o por ser senadores opositores. Es porque la verdad esto es una torpeza. Estamos convencidos que el gobierno se extralimita con el mandato que tiene conferido. Si el gobierno es el representante de los 85 damnificados por el atentado a la AMIA, si el gobierno tiene una deuda de 19 años de justicia, verdad y reparación con esta gente, si es cierto que está buscando la verdad, y si los familiares de los damnificados te están diciendo que este no es el camino, que al contrario, que este camino va a traer dificultades para llegar a la verdad. Con todo esto, cualquier mandato fenece ahí...”.

“Por que si los daminificados le están diciendo con claridad meridiana que este no es el camino- continuó Juez-, que va a contribuir severamente al olvido de la causa. Yo no entiendo cuál es la finalidad de Cristina en esto, porque hay que reconocer, opositores y oficialistas, que este gobierno ha tenido una política interesante en Derechos Humanos. Con esto de la AMIA, el gobierno borra con el codo lo que escribió con la mano. Porque este es un atentado de lesa humanidad, que nos humilla y lacera al pueblo argentino...”

“Muchos se preguntan '¿Por qué es que lo hacen? ¿Por qué se van a inmolar así?'” - preguntó el periodista Eduardo Serenellini.

“Porque estoy convencido que el gobierno queire salir de todo esto - respondió el Senador -. Porque quiere mejorar las relaciones comerciales con Irán, que a su vez está aislado pero se vincula con Venezuela, con Ecuador, con Bolivia, tiene acuerdos nucleares interesantes con Brasil... Esto tiene que ser parte de la discusión en el Senado también”.

“Toda la dirigencia política argentina tiene una deuda de honor con la comunidad hebrea. Le debemos una respuesta. Si en 19 años no llegó, tenemos que generar los mecanismos para que en algún momento llegue. Pero tengo la certeza jurídica de que con el tratamiento que le daremos en el Senado, si se aprueba el acuerdo, generaremos un inconventiente procesal de impredecibles consecuencias. No conocemos que piensa de la causa el fiscal Albert Nisman, que dice el juez Canicoba Corral... Acá hay una pérdida de jurisdicción...”

“Ellos están callados también, podrían opinar...”- intervino Clara Mariño.

“Es un silencio cómplice, estaría bueno que Su Señoría y el Señor Fiscal digan 'esto es inconveniente'. Porque alguien que se animó a decir que cinco tipos vinculados al gobierno de Irán, pueden ser los autores intelectuales y materiales del hecho, algo debería decir, delante de un micrófono, si esto les parece o no inconveniente”.

“Usted dice 'Nosotros no vamos a apoyar'- intervino Serenellini- ¿Pero qué va a pasar?”.

“No... la verdad que viene complicada la cosa, ellos tienen la mayoría necesaria para sacarlo”.

“Se habla de una 'Comisión de la Verdad'- dijo Clara Mariño-. Con juristas internacionales... ¿se conoce alguno de los nombres?..”.

“¡Eso es re trucho! Digámoslo con sinceridad, es una gran mentira. ¿Lo van a traer a Vélez Sardfield para juzgar este tema? Está prohibido por la Constitución establecer jueces que no sean los naturales. ¿Qué podríamos hacer con el Estado de Irán? Decirles 'Les damos las garantías del debido proceso como cualquier ciudadano argentino. Van a tener acceso a la justicia más objetiva, más firme'. Pero no vamos a llegar nunca a la verdad con los sospechados. Es como salir a buscar al autor del homicidio con el propio homicida cargado en el patrullero y decirle 'Vení, ayudáme a buscar dónde está el cadáver'. Eso no existe, es una locura”.

“Póngase en el lugar de Irán- intervino Eduardo Serenellini-. ¿Usted le creería a un argentino si le dice que tiene la mejor justicia?”.

“Es la que tenemos y es insustituíble. Yo si fuera presidenta intentaría que sea objetiva, sea ecuánime, sea imparcial, que esté despolitizada. Por supuesto, si yo me pongo del lado de Irán, claro... Si nosotros mismos destituímos al primer juez de la causa por corrupto, si reconocemos frente a los organismos internacionales que el nuestro era un Estado cómplice, etc... Pero ese es el problema de Irán...”.

“No pudimos cuidad a la comunidad hebrea, con la AMIA, con el atentado a la embajada de Israel- finalizaba Luis Juez-, no le pudimos dar tranquilidad. Es de un altísimo nivel de torpeza. Ayer me decía la titular de la AMIA de Córdoba, que reconocían que este había sido el gobierno que más había hecho por la investigación de la causa. ¡Por eso todo esto no lo entienden! Es borrar con el codo todo lo que hicieron de bueno en materia de Derechos Humanos”.