El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, destacó hoy el acuerdo salarial del 24 por ciento al que arribaron seis gremios en el marco de las discusiones paritarias, y aseguró que en las negociaciones "se van alcanzando los números que se puede pedir y que se pueden pagar".

Asimismo, el funcionario negó que la cifra del 24 por ciento esté en línea con la inflación difundida por sectores privados -superior a los datos del Indec- y señaló que los incrementos salariales no "solamente" están ligados a la evolución de precios, sino a otros parámetros como las "relaciones de fuerza" o la "rentabilidad" del rubro en cuestión.

Anoche, la presidenta Cristina Fernández asistió a la homologación de los convenios colectivos de seis gremios con incrementos del 24 por ciento por un año, con sumas no remunerativas en algunos casos, excepto los sindicatos de encargados de edificios y obras sanitarias que acordaron 33 y 30 por ciento, respectivamente, en 18 meses.

Tomada subrayó esta mañana el nivel de los acuerdos: "Se van alcanzando los números que se pueden pedir y que se pueden pagar", manifestó.

"Nadie pide lo que sabe que no le van a pagar y nadie firma lo que sabe que no puede pagar luego", añadió.

Consultado sobre si el incremento salarial significa reconocer un 24 por ciento de inflación, el ministro de Trabajo desalentó esa presunción.

"Desde hace diez años, desde aquel 2003, 2004 y ahora, la negociación colectiva no tiene que ver solamente con precios, sino que es algo mucho más complejo que tiene que ver con relaciones de fuerza, con atraso relativo de salarios, con rentabilidad del sector, con futuro y expectativa".

Tomada insistió en que la discusión salarial "es un fenómeno muy complejo hacia el interior: no es solamente en su proceso cómo evoluciona cada una de las negociaciones colectivas -explicó-, sino el conjunto, la 'institución negociación colectiva'".

Del encuentro ayer en la Casa Rosada, participó la Unión Obrera Metalúrgica (cuyo titular, Antonio Caló, preside la CGT oficialista), los estatales de UPCN, la Asociación Bancaria, el SUTERH (Sindicato Único de Encargados de Edificios de Renta y Horizontal), Saneamiento y Empleados de Comercio, además de representantes empresarios de cada sector.