Los incendios forestales en Córdoba continuaron hoy sin tregua mientras se multiplican los focos, ya son más de 500 los evacuados, y el fuego avanza fuera de control tras quemar unas 40 casas y arrasar con 20 mil hectáreas.



Además, una persona resultó con lesiones graves al caerle encima un árbol, mientras que dos bomberos que combatían el fuego en Cosquín resultaron heridos.



Al sombrío panorama se sumó que miles de animales murieron en las últimas horas a raíz de los incendios forestales en la provincia y que un nuevo frente ígneo se acerca desde la vecina provincia de San Luis.



Focos de incendio se mantuvieron activos hoy en las zonas donde se encuentran las localidades de Yacanto, Villa Berna, Inti Yaco, La Paisanita, Villa Ciudad de América, Bialet Massé, Santa María de Punilla, Ascochinga, La Pampa y San Bartolo.



El ministro de Desarrollo Social cordobés, Daniel Passerini, precisó que el mayor número de evacuados corresponde al Valle de Calamuchita, donde el fuego ya consumió miles de hectáreas con forestación de pinares.



El herido es un hombre de 47 años al que se le cayó un árbol sobre la cabeza, el cual fue derivado en primer lugar al Hospital de Santa Rosa de Calamuchita y luego a un centro asistencial de la ciudad de Córdoba, donde quedó internado en estado "reservado", indicó el funcionario a medios locales.



La sequía, el calor y el viento norte atentaban contra los esfuerzos de cientos de bomberos para combatir las llamas, en tanto que recién se esperaba una mejora para el jueves o viernes próximo con algunas lluvias.



Más de 250 personas provenientes de las localidades de Yacanto, San Miguel y El Durazno permanecían evacuadas en un centro turístico de la ciudad de Alta Gracia.



Distintos establecimientos deportivos y sociales son utilizados a lo largo de la provincia para recibir a los evacuados.



Aproximadamente, una 500 personas fueron evacuadas en toda la provincia



En Yacanto, se hablaba de la posibilidad de evacuar la totalidad de la población, mientras que un gran número de viviendas ya fueron dañadas por el fuego.



Varios focos también se producían en el Valle de Punilla, donde el fuego estaba llegando al cerro Champaquí, algo que fue calificado como "increíble" por el gobernador José De la Sota, quien calificó la situación de "grave" y "dramática".



El gobernador se dirigió este martes a Villa Alpina para apoyar la lucha contra el fuego en esa localidad y alertó sobre un frente de fuego proveniente de la vecina provincia de San Luis que apuntaba al sur de la provincia.



"Apagar el fuego con la cantidad de frentes que tenemos es imposible. Hace cuatro meses que no llueve en Córdoba", señaló el gobernado provincial.



De la Sota también mencionó que "el pronostico meteorológico es muy malo y la temperatura está en los 40 grados".



La zona de Villa de Calamuchita es una de las más afectadas, con un gigantesco incendio forestal.



En la ciudad de Córdoba se observan cenizas en los jardines de las casas y hasta dentro de las cocinas de las viviendas, como consecuencia de los incendios.



Por otro lado, el guitarrista de Divididos, Ricardo Mollo, y la actriz Natalia Oreiro se sumaron a la lista de personas afectadas por los incendios en Córdoba.



La pareja tiene una cabaña ubicada a unos 34 kilómetros de Villa Yacanto, localidad ubicada a unos 120 kilómetros de la capital provincial y uno de las zonas más afectadas por el fuego.



El propio intendente de Villa Yacanto, Oscar Musumeci, también vio afectada su casa por el fuego y se sumó a la nómina de viviendas dañadas.



Gabriela Rinke perteneciente al movimiento católico Schoenstatt de la capital cordobesa inició este martes una campaña de oración para detener el fuego que afecta a la provincia.



A través de las redes sociales, la dirigente pide el rezo de una decena del rosario por esta intención.