Marisol Oyhanart apareció sin vida en Saladillo y la policía demoró a su marido, Sergio Rachit, en plena investigación. Pero este miércoles fue liberado por falta de pruebas.


El esposo de la joven había declarado por la tarde del martes y pasó la noche demorado e incomunicado, pese a que no había una acusación puntual.

Marisol Oyhanart, de 38 años, estaba casada y tenía tres hijos. El lunes salió a correr a las 15, pero cerca de las 19, al no regresar, su esposo radicó la denuncia por su desaparición.

Oyhanart salió de su casa, como lo hacía habitualmente para hacer ejercicio físico en la zona de quintas, camino al Cristo que está cerca del velódromo, vistiendo calzas negras, zapatillas de lona blanca y un buzo gris con flores rosas, explicó el secretario de Gobierno de Saladillo, Mario Bueza.

El cuerpo sin vida de Marisol fue hallado a las 8.10. Los primeros datos de la pericia realizada por los expertos de Policía Científica revelaron que tenía golpes en el cráneo y en otras zonas del cuerpo.

La causa fue caratulada como "muerte violenta".