Cristina Kirchner destacó esta noche la "exitosa y mayoritaria" votación que tuvo en la ONU la propuesta argentina sobre las reestructuraciones de deudas y destacó que la medida es "obra de lo que nos pasó a los argentinos".

En un mensaje grabado desde su despacho y transmitido por cadena nacional, la jefa de Estado agradeció a los 136 países que votaron favorablemente y lo extendió también a los que se abstuvieron, al señalar que entiende "las presiones que sufrieron".

"Pretendemos que otros países hermanos no vivan las mismas miserias que tuvimos que sufrir nosotros. Los argentinos debemos sentirnos orgullosos, valió la pena el debate y dar la pelea para defender nuestros intereses. Es un logro de los 40 millones de argentinos", consideró.

A su vez, la mandataria dedicó un duro mensaje a los seis países que votaron en contra de la propuesta: Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Japón, Canadá e Israel.

"Son menos los países que votaron en contra. Llegará el día que se darán cuenta que se podrán hacer cosas malas para toda la humanidad durante un tiempo, pero no durante todo el tiempo", advirtió.

Al respecto, afirmó que la resolución aprobada establece "los principios básicos que regirán la reestructuración de la deuda soberana" de los principios y sostuvo que el objetivo es evitar que "los fondos buitre sigan depredando".

Por otra parte, remarcó que en todo el proceso que se coronó con la aprobación de esta propuesta "Argentina ha ejercido su responsabilidad solidaria frente al resto de los pueblos y su responsabilidad política sobre el orden económico global".

La cadena nacional se había iniciado con unas palabras, ,desde las puertas de la sede de ONU en Nueva York, del ministro de Economía, Axel Kicillof, con quien la mandataria se comunicó por videoconferencia.

En su diálogo con la Jefa de Estado, Kicillof, calificó de "histórica" la resolución de la ONU y también destacó el apoyo que tuvo la propuesta argentina.

Además, el titular del Palacio de Hacienda consideró que la medida "favorece a todos los países, también a los desarrollados, porque a partir de ahora deberá haber reglas claras".