PARA ESTAR ALERTA

Desórdenes de hipertensión pueden causar problemas a la embarazada y el bebé

Informe muestra la importancia en que las mujeres hagan consultas cardiológicas durante el embarazo, particularmente si se tiene en cuenta que la presión arterial elevada es una enfermedad "silenciosa" que no genera síntomas.
Domingo 8 de julio de 2018

Embarazada - Embarazo - Salud

Noticias relacionadas

 

La hipertensión arterial (HTA) en el embarazo es la primera causa de muerte materna y de morbimortalidad perinatal en la Argentina y en el mundo.

 

"Esta enfermedad se presenta en el 10% de las embarazadas, en tanto que los casos severos son el 5% del total. Además, hasta un 17% de las embarazadas sufre lo que se denomina "hipertensión gestacional" o "hipertensión inducida por el embarazo", que la mayoría de las veces constituye una alteración leve, pero en ocasiones puede plantear complicaciones severas y llegar a tener un gran impacto en la salud de la embarazada y su bebé", explicó la ginecóloga y obstetra Liliana Voto, miembro de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA).

 

Con esos porcentajes se pone en evidencia la importancia en que las mujeres realicen consultas cardiológicas durante el embarazo, particularmente si se tiene en cuenta que la presión arterial elevada es una enfermedad "silenciosa" que no genera síntomas.

 

A una persona se la considera hipertensa cuando su presión arterial (PA) es igual o supera los valores de 140/90 mmHg en dos tomas con un intervalo de 15 minutos.

 

"En rigor una mujer padece hipertensión crónica cuando tiene HTA antes de las 20 semanas de embarazo (es decir, que ya padecía hipertensión previamente a embarazarse). En cambio, cuando la HTA se manifiesta después de la semana 20
del embarazo se la denomina hipertensión gestacional. Durante el período de gestación la PA elevada puede generar complicaciones para la madre y el bebé si no se trata rápidamente, como por ejemplo preeclampsia (que en casos graves pone en peligro la vida del feto y de la madre) o un nacimiento prematuro", advirtió Judith Zilberman, presidente de la SAHA.

 

La especialista añadió que "las mujeres deben controlarse desde jóvenes".

 

"Y hay que tener un cuidado especial con aquellas que ya tienen HTA o la adquieren con el embarazo, porque tienen un riesgo mayor de tener una complicación ya sea cardíaca, renal o hepática, comparado con las que no la tienen", dijo.

 

Según Zilberman, en la mayoría de los casos si una mujer embarazada presenta PA hay que medicarla.

 

Pero, por otro lado, la misma no debe descender más allá de 120/70 mmHg, ya que podría hacerle mal al bebé (al robarle el flujo placentario).

 

"Los fármacos que se utilizan en el tratamiento son aquellos que no dañan al feto, como alfametil dopa, labetalol, nifedipina o amlodipina. Salvo que la mujer tenga alguna otra enfermedad concomitante, se inician en ese orden. El objetivo del tratamiento es alcanzar la viabilidad fetal (embarazo mayor de 34 semanas) y evitar un daño severo en la madre. En el caso de presentarse preeclampsia, el tratamiento definitivo es el parto", puntualizó.

 

El mejor modo de prevenir los cuadros de HTA es mantener un estilo de vida saludable, incluso antes de comenzar la gestación.

 

También tener una vida activa, con una dieta mediterránea variada y un adecuado aporte de productos lácteos, lo cual puede retrasar la aparición de un problema durante la gestación, o al menos facilitar su manejo.

 

"En la dieta de la mujer embarazada no deben faltar las proteínas, imprescindibles para un adecuado crecimiento del feto.

 

Otro dato importante es que la mujer embarazada e hipertensa debe alimentarse con una dieta normosódica, o sea, que no debe estar totalmente desprovista de sal. De hecho es el único caso de HTA en el que no se prohíbe la sal", comentó Olga Péaz, médica cardióloga del Servicio HTA del Hospital Santoyani (MN 73856) y miembro de la SAHA.

 

Las mujeres con más riesgo de sufrir complicaciones en el embarazo son aquellas que presentan sobrepeso u obesidad, embarazos múltiples, las menores de 20 años y las mayores de 40 años o las que ya presentaron estos problemas en embarazos previos.

 

"Las embarazadas deben consultar al médico de manera urgente cuando su presión arterial supere los 140/90 mm Hg, y cuando tengan los siguientes signos de alarma: visión borrosa o nublada, dolor de cabeza intenso, náuseas y/o vómitos persistentes, si notan una disminución o ausencia de movimientos del bebé, si registran dolor en el abdomen superior derecho o en la boca del estómago, si padecen fotofobia (intolerancia a la luz) o si advierten una exagerada tendencia al sueño (somnolencia)", detalló la especialista.

Mujer embarazada
Embarazo
Hipertensión
Medicina
Salud
Info General (Sociedad)

Dengue: confirmaron el mayor registro histórico del país con 54.870 casos

En Argentina, en la presente temporada, desde la semana epidemiológica (SE)31 de 2019 hasta la SE25 de 2020 se notificaron al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud 91.114 casos con sospecha de dengue, según indicó el Ministerio de Salud.
Miércoles 15 de julio de 2020

Dengue, casos en el país, ArgentinaMosquito transmisor del dengue, NA.

Los casos de dengue confirmados por laboratorio en el país ascienden a 54.870 mientras 1.418 se encuentran en investigación, lo cual supera -desde mediados del mes de abril- el mayor registro de casos en la historia de la Argentina, según el último Boletín epidemiológico publicado por el Ministerio de Salud.



En Argentina, en la presente temporada, desde la semana epidemiológica (SE)31 de 2019 hasta la SE25 de 2020 se notificaron al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud 91.114 casos con sospecha de dengue, según indicó el Ministerio de Salud.



Los datos publicados en el Boletin epidemiológico detallaron que se registraron 53.358 casos de dengue sin antecedentes de viaje, confirmados por laboratorio o nexo epidemiológico, mientras 1.512 presentaron antecedentes de viaje y otros 1.418 casos se encuentran aún en investigación.



Hasta el momento, durante la presente temporada se registró la presencia de tres serotipos, donde el 72% correspondió a DEN-1, un 26% a DEN-4 y un 2% DEN-2.



"Se puede observar que en la presente temporada se ha superado, desde la SE14, el número de casos registrado en la temporada 2015-2016, en la cual se había registrado el mayor número en la historia del país hasta ese momento con 41.749 casos", detalló el documento.



Con lo cual, en 2019-2020 "se está atravesando el brote de dengue de mayor magnitud que se haya registrado hasta el momento en Argentina, superando en un 24,5% los casos acumulados comparados con la temporada 2015-2016".



A su vez, se especifica que si se lo mide en casos por año calendario, en las primeras 24 semanas de este año, se registraron 55.244 casos mientras que en 2016 se registraron 40.797 casos para el mismo período.



Con lo notificado hasta el momento, la incidencia acumulada de casos autóctonos a nivel país es de 130 casos cada 100 mil habitantes.



La provincia de Jujuy registra la mayor incidencia acumulada del período con 644,5 casos por cada 100 mil habitantes, seguida por Salta, Misiones y Tucumán con tasas de 497,0; 476,9 y 451,0 respectivamente.


A nivel país, el mayor aporte de casos se registró en las regiones del Noroeste y Centro del país con casi 22.000 y 21.000 casos de dengue autóctonos respectivamente.



En tanto, la región Cuyo, si bien también notificó casos autóctonos, apenas registró 145 casos confirmados y probables hasta el momento.

Dengue
Salud
Mosquitos
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Pruebas de vacuna contra el coronavirus en Argentina: quiénes serán los primeros en recibirla

Fernando Polack, médico infectólogo, reveló nuevos detalles de la prueba y agregó que no cree "que este virus haya llegado para quedarse".
Miércoles 15 de julio de 2020

Vacuna, coronavirus en Argentina, Agencia NACoronavirus en Argentina, NA.

Tras conocerse la noticia de que Argentina fue seleccionada por el laboratorio farmacéutico más grande del mundo, Pfizer, para comenzar a testear la vacuna contra el coronavirus que produce, se van conociendo más detalles.

 

Fernando Polack, médico infectólogo, comentó: “Mi impresión es que esto va a ser una vuelta, son dos dosis, pero no creo que esto sea un virus que vino para quedarse”. “Las personas no van a enfermarse por aplicarse la vacuna”, dijo.

 

“Esto es interesante de aclarar, porque no es un coronavirus lo que recibe la persona que se vacuna y esto tiene que ver con los tipos de vacunas que se pueden utilizar -detalló el director de la Fundación Infant-. Las primeras vacunas que recibía el humano eran virus que se volvían más torpes al entrar en contacto con el sistema inmune; después se empezaron a matar a los virus. Se lo puede ‘atontar’ como en el caso de la vacuna contra el sarampión, haciéndolo reproducirse en células animales para que cuando ingrese al cuerpo humano ‘no sepa’ qué hacer”, manifestó.

 

“La vacuna prepara al sistema inmune para que arme su defensa ante lo que puede venir y pasarle al cuerpo el código genético, la clave para que arme defensas: el cuerpo percibe una pequeña porción de ARN viral, y empieza a generar defensas”, agregó.

 

¿Quiénes podrán participar? Polack aclaró: “Personas entre 18 y 85 años en su inmensa mayoría, salvo personas que tengan un cáncer en evolución que se estén tratando; casi todo el mundo puede participar, las que no pueden participar son mujeres embarazadas”.

 

“Las personas reciben la vacuna o un placebo. En este caso el placebo es un poco de agua con sal. El tema es ver cuántas de estas personas que recibieron la vacuna se enferman de coronavirus en la vida normal comparado con cuántos de los que recibieron agua con sal. Si la vacuna baja el número de enfermos, para noviembre tendremos una respuesta y se podrá proceder a evaluar esa licencia de la vacuna y suministrar sucesivamente a la población, aclaró sobre el ensayo.

 

Para la Argentina esto es la posibilidad de tener datos argentinos sobre una vacuna, que si funciona, la vamos a necesitar. Tener datos argentinos es realmente una fortaleza. Que nos elijan es un reconocimiento a los científicos en la Argentina, a los médicos en la Argentina. Eso pone al país en la mira de otros estudios. Y el tercer beneficio es la posibilidad de abrir la puerta para que la Argentina esté posicionada mejor para recibirlas antes”, reveló.

 

Respecto a lo que sucederá después del 17 de julio, dijo: “Todos los países occidentales parecen haber frenado al virus pero en realidad es que el coronavirus terminó de hacer su trabajo: el virus hizo lo mismo que hizo Belgrano en el norte argentino, quemó todo el pasto y ya no hay nada para comer. En la Argentina durante un tiempo tuvimos una situación inusual de muy poco contacto y pocos casos; ahora estamos en un escenario más parecido al que se enfrentaron varios países anteriormente, esperemos que las políticas que se tomaron, el plasma y el arribo de la vacuna nos ayude a interrumpir esto”.

 

Roberto Salvarezza, ministro de Ciencia y Tecnolo, opinó: “Se está viendo que Pfizer pruebe su vacuna en la Argentina, por la capacidad científica y por la alta circulación del virus”.

 

“A los que plantean que los argentinos son conejillos de indias hay que decirles que esto ya empezó hace un mes en los Estados Unidos. Siempre se prueban las vacunas y ya se probó que la vacuna sea segura, y no causa daños. Ahora falta probar si es efectiva para contener el virus. Si prueba la vacuna de Pfizer en la Argentina”, sentaría un precedente ya que “el país va a estar en primera línea para acceder a la vacuna si es exitosa”, comentó.

 

El estudio se espera que comience a principios de agosto en nuestro a país a la espera de la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

Coronavirus en Argentina
Vacuna
Pruebas
Salud