Jim Xu, alto directivo de Huawei

Jim Xu, vicepresidente global de Marketing y Servicios de Venta de Huawei, habló sobre la desconfianza internacional para invertir en nuestro país en el marco de una conferencia de prensa que ofreció en las oficinas centrales de la empresa en Shenzhen, China.

 

"A comienzos de este año pensábamos ampliar mucho nuestros negocios en Argentina, pero desafortunadamente hemos cambiado de idea porque la depreciación de la moneda es muy fuerte. Así que debemos ser muy cautos antes de pensar en invertir en Argentina, aunque sí vamos a continuar los negocios que tenemos ahí y queremos seguir presentes en el país", destacó.

 

Huawei tiene productos disponibles en más de 170 países y es el segundo fabricante más grande de smartphones en el mundo, con un crecimiento interanual de 41%.

 

Noticias relacionadas

"Seguiremos los negocios ahí porque tenemos requisitos de fabricación local, pero todo lo que está ocurriendo en el país incrementar nuestros costos. Argentina es difícil y diferente al resto de los países", añadió el directivo.

 

"Argentina, por sus impuestos tan 'especiales' a los consumidores -que son terriblemente elevados- y por sus políticas de producción local, también muy 'especiales' termina generando una situación que nos es justa para los consumidores, porque los precios son excesivamente altos", reflexionó Jim Xu .

 

Y en este sentido dijo que eso afecta a diferentes dispositivos de distintas marcas. "A esto lo vemos también en los productos de Apple: el mismo dispositivo, según se compre dentro o fuera de Argentina, cambia radicalmente de precio. Y es astronómica la diferencia, es dos o tres veces más caro, no el doble", remarcó Jim Xu.

 

"Nosotros pensamos que eso deja de servirle al consumidor. Entonces, como empresa, sólo nos queda pensar en un producto que se pueda vender en ese contexto. Hay productos de tecnología disponible que pasan a ser imposibles en Argentina", dijo.

 

Teniendo en cuenta este panorama aseguró que no se van a llevar productos premium a la Argentina, sino equipos que el consumidor pueda adquirir y que no le resulten excesivamente caros.

 

"Lo que ocurre es que la gente termina comprando productos fuera del país, y nosotros no podemos hacer nada con respecto a eso, ni con respecto a la política monetaria. Solo podemos buscar un modelo posible para Argentina", detalló.