Centeno - Hilda Horovitz - Jorge Bacigalupo

Oscar Centeno pasa los días en un casi anonimato, ya que sólo pocas personas saben dónde se encuentra. Su domicilio es reservado y se comunica de forma esporádica con su defensor oficial.

Noticias relacionadas

 

Centeno, el autor de los cuadernos, se encuentra en libertad por integrar el programa de testigos e imputados protegidos. Según fuentes cercanas, los momentos que vive de angustia, pasan cuando escucha noticias sobre alguno que lo desmiente y pone en dudas la veracidad de los cuadernos.

 

Por otro lado, su ex mujer Hilda Horovitz figura en la causa judicial como testigo, y no realizó ningún cambio en su rutina diaria más que la exposición mediática el primer tiempo. Del que pooco se sabe, es de Jorge Bacigalupo, amigo de Centeno quien declaró como testigo.


El inicio de la causa fue el 1 de agosto cuando Oscar Centeno, ex chofer de Roberto Baratta, quedó detenido por el juez Claudio Bonadio. Fue el inicio de una causa que inició con 15 cuerpos como producto de los ocho cuadernos que escribió mientras se desempeñó como chofer del ex funcionario K, Roberto Baratta. El expediente cuenta con 30 cuerpos a la fecha, más de 70 indagatoria, 15 detenidos y un recupero de dinero por más de U$S 1.245.000, $ 6.350.000 y 235.000 euros.

 

El chofer se convirtió en imputado colaborador e ingresó al programa de testigos e imputados protegidos del ministerio de Justicia. Permanece solo y custodiado las 24 horas. Su domicilio legal dejó de ser el de Vicente López para ser el de la Defensoría oficial a cargo de Gustavo Kollmann. El domicilio de residencia lo conocen muy pocas personas.

 

Se comunica con su defensor oficial, Kollmann, al menos dos veces por semana. Reitera que está “contenido y en buenas condiciones”.

 

Hilda Horovitz que declaró como testigo en otra causa donde se investiga a Baratta por la compra de buques de gas natural licuado, permanece en su domicilio y no cuenta a la fecha con custodia. La segunda vez que declaró en el juzgado de Bonadio su testimonio derivó en otra causa por enriquecimiento ilícito con Centeno y su ex jefe. Ambos fueron inhibidos por orden del juez Sergio Torres.

 

Jorge Bacigalupo, el amigo del ex chofer que guardó en una caja los cuadernos por un tiempo hasta que decidió dárselos al periodista Diego Cabot. Después de declarar como testigo ante la Justicia, no quiso ser ingresar al programa de protección.

 

Centeno decidió quemar los cuadernos cuando los recuperó y observó que la caja que prolijamente dejó sellada ya no se encontraba en el mismo estado.